Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El potencial de la generación distribuida

Las energías alternativas son, desde hace algunos años, objeto de continuas inversiones en recursos y capital humano a fin de mejorar la calidad de vida de todos los habitantes del planeta. Mucho esfuerzo se ha realizado en investigar e implementar nuevas tecnologías (paneles solares, generadores eólicos y biocombustibles, entre otros), que puedan suplir una posible futura escasez de combustibles fósiles.
A todo este conjunto de desarrollos, pensados para generar, transportar y almacenar energía eléctrica a partir de fuentes renovables se lo ha denominado ‘generación distribuida‘. Este procedimiento abre las puertas para concebir el avance de tecnologías de generación a pequeña escala que proporcionen electricidad en puntos más cercanos al consumidor y que se puedan conectar directamente a él o a la red de transporte o distribución.
En este contexto, el hincapié está puesto en un concepto que va un paso más adelante en la evolución energética: ‘Redes Inteligentes‘ (‘Smart Grids‘), el cual implica el desarrollo de generación distribuida y la asociación de la misma con una forma eficiente de consumir la energía.
Una red inteligente de energía no sólo obtiene la mayor parte posible de sus recursos de fuentes renovables o limpias, sino que además distribuye la energía de modo eficiente. Es por ello que resulta importante conseguir un cambio de mentalidad en todos los niveles de la sociedad para involucrarse en el uso consciente de la misma.
A través de dispositivos de medición de consumo, conocidos como medidores inteligentes, el usuario tiene la posibilidad de conocer su situación de consumo en tiempo real, a la vez de la situación de la generación para que pueda ajustar su demanda de consumo eléctrico a la disponibilidad de energía en el sistema. De esta manera, se pueden aplicar beneficios o promociones como tarifas diferenciadas, para favorecer a aquellos consumidores que utilicen la energía en los momentos en los que haya mayor disponibilidad.
En este escenario son muchos los ámbitos que están trabajando en diversos proyectos para fomentar la energía del futuro, las universidades son uno de ellos. Desde el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) se están realizando estudios de las emisiones electromagnéticas que producen la inyección de energías renovables en la red eléctrica actual, nuevas tecnologías aplicables a las redes inteligentes, un prototipo de Smart Meter adaptado a las condiciones variables de los consumidores de nuestro país, entre otros desarrollos que se están elaborando para contribuir al impulso de este tipo de energía.
La generación distribuida dará dinamismo al progreso de fuentes limpias en la Argentina. Es una oportunidad que se abre para todos los usuarios, impulsando un uso más eficiente de la dotación de recursos renovables que tenemos en nuestro país y contribuyendo a cumplir con los compromisos internacionales sobre cambio climático, que aportan beneficios ambientales, económicos y sociales.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar