Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El ahorro como política económica de desarrollo sustentable

El ahorro como política económica de desarrollo sustentable

El aumento de las tarifas de luz y de gas impuso nuevamente un concepto que parecía olvidado del lenguaje político: ahorrar.
En la Argentina de los discursos antagónicos y muchas veces contradictorios, ahorrar es una acción vinculada a los discursos de la derecha y consumo más cercana a la mirada nac & pop progresista.
Por eso utilizar el verbo ahorrar es política y socialmente incorrecto en la Argentina, porque en realidad se lo vincula más a la idea de "acumulación" para enriquecerse que a la idea de "austeridad" para vivir de forma más digna y solidaria. Los argentinos tenemos la mala costumbre de distorsionar las palabras.
Suena lógico que la gente y la opinión pública hablen recién ahora de ahorrar luz y gas porque están más caros.
Pero eso también interpela tanto a la política como a la sociedad respecto de qué valores estamos promoviendo para alcanzar mejores niveles de desarrollo sustentable que implica un futuro con mejor calidad de vida para todos.
Si se ahorra luz y gas solo por una razón financiera, la sociedad y la política están trabajando mal el tema.
Así como el discurso político habla de recuperar la cultura del esfuerzo, también necesitamos que se recupere la cultura del ahorro.
Si el esfuerzo es un valor importante para el progreso social e individual, solo con ello no alcanza. El esfuerzo debe estar también acompañado de una mirada de austeridad y racionalidad en el uso de los recursos que con esfuerzo se obtienen. Esa mirada es la que sintetiza el concepto de "ahorro". Nada es inagotable.
La utilización conjunta de ambos conceptos esfuerzo y ahorro es lo que permite tener una administración racional de los recursos.
Esta lógica, tan simple, es aplicada en general por la naturaleza en sus distintas expresiones. Por ejemplo, los vegetales se esfuerzan por alcanzar luz o agua necesaria para su desarrollo y subsistencia, pero acumulan solo la necesaria para sobrevivir y no dañarse. Los animales cazan y comen solo lo necesario, el resto se guarda para el otro dia, y los que acumulan como los osos o ardillas, lo hace para pasar la temporada invernal. La naturaleza consume con racionalidad. Ahorra, no derrocha.
Salvo excepciones, las principales filosofías y religiones también asientan sus principales pilares morales en el valor del esfuerzo y la austeridad del sano ahorro pensados también desde una mirada social. También las sociedades que hoy muestran mejores niveles de desarrollo sustentable tienen bien incorporados esos valores. Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca son buenos ejemplos.
Así, al hablar de recuperar la cultura del ahorro, dejamos el sentido financiero, y lo recuperamos como un concepto político que define la sustentabilidad del desarrollo humano para los próximos años.
Las advertencias de líderes como el Papa y la incorporación del concepto de desarrollo sustentable en la agenda de los diferentes espacios políticos, es un avance importante tanto para el cuidado del Planeta como para la construcción de una humanidad mas solidaria.
Ahorrar no desde una mirada de la acumulación, sino para entender que si depredamos y derrochamos recursos ponemos en riesgo nuestra existencia y el futuro de la humanidad.
Podemos ahorrar para vivir mejor, para que más seres humanos vivan en condiciones dignas y para no quedarnos a futuro sin agua, electricidad, comida, aire puro, tierra, vivienda, escuelas, hospitales, remedios, plantas, animales y años de vida.
El derroche de recursos que son parte del patrimonio del planeta no la pagamos sólo del bolsillo, la pagamos con recursos no renovables, o con contaminación en su producción.
El Gobierno Nacional ha dado buenas señales empezando por el plan de recambio energético.
Si la decisión es fortalecer condiciones para un desarrollo sustentable también hay que trabajar fuertemente en la construcción de una conciencia colectiva donde ahorrar sea una conducta habitual. Para que todos tengamos siempre, para que no le falte a nadie.

Más notas de tu interés

Comentarios1
ruben scan
ruben scan 13/06/2016 10:44:57

comparto esos conceptos, porque pocas veces pensamos en los otros cuando derrochamos comida, agua, luz mientras hay tantas familias que necesitan aun que sea una parte de lo que desperdiciamos