Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Digitalizar la administración tributaria, un desafío

La era digital está transformando rápidamente las relaciones entre las autoridades fiscales y los contribuyentes. La obtención de información precisa y en tiempo real permite al fisco encarar su labor de fiscalización de forma oportuna, veloz, definiendo objetivos precisos en función de la percepción de riesgo de no cumplimiento de las obligaciones por parte del contribuyente y por supuesto utilizando la menor cantidad de recursos en un entorno escasez.
En efecto, los esfuerzos en materia de digitalización en distintos países del mundo parecen tener un patrón similar donde se pueden distinguir distintos niveles empezando por el ‘e-filing’, donde los contribuyentes deben presentar sus declaraciones juradas a través de formatos electrónicos estandarizados (como es el caso de Argentina y Brasil por ejemplo), pasando por el ‘e-accounting’ donde las empresas deben proporcionar información contable en forma electrónica, avanzando hacia niveles más y más sofisticados de digitalización como el ‘e-match’ (cruzamientos de información dentro del contribuyente, entre contribuyentes y entre países), el ‘e-audit’ y finalizando con el ‘e-assessment’ que no es otra cosa que la determinación de tributos por parte del Estado sin necesidad de formularios con la información proporcionada u obtenida a través de medios electrónicos.
Las crecientes necesidades de recursos por parte de los fiscos alrededor del mundo impulsó a los miembros del G20 a solicitar acciones concretas para limitar el ahuecamiento de la base tributaria así como establecer medidas que favorezcan la transparencia en materia fiscal. Entre algunos de los emergentes de esta iniciativa surgen crecientes presiones para incrementar la transparencia en materia fiscal y el intercambio de información. De hecho, a título de ejemplo, el reporte país por país (o country by country reporting) surgido de la iniciativa BEPS será una clara fuente de información potencialmente intercambiable y en este sentido es altamente probable que comiencen pedidos de grandes volúmenes de información en diversos formatos. El incremento de la información tributaria y contable digitalizada en poder de las autoridades fiscales permite analizar y cruzar grandes volúmenes de datos (data analytics) para definir inspecciones, determinar relaciones de negocios complejas o suspender procesos de devolución de impuestos, entre otras acciones. El uso de ‘data analytics’ con fines de fiscalización es un tendencia que se incrementará en el mundo así como se han incrementado dramáticamente los niveles de información digitalizada en manos del Fisco. Es muy importante que los contribuyentes tomen dimensión de esta tendencia global y adapten sus sistemas así como la función de Impuestos para estar a la altura de los desafíos que vendrán.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar