Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Diez años después de la sanción de la Ley de Educación Nacional

Un 14 de diciembre, pero de 2006, se sancionaba la Ley de Educación Nacional (LEN). Ampliar el derecho a la educación, incorporando la premisa de la calidad y la extensión de la escolaridad obligatoria a todo el nivel secundario, fue uno de sus principales objetivos. Una década después, este nuevo escenario hace visibles importantes logros y enormes desafíos aun no resueltos.
Argentina es uno de los países de Latinoamérica que más ha avanzado en la expansión de la cobertura de educación secundaria a partir del impulso de la política educativa. Sin embargo, según las estadísticas, de cada 100 jóvenes que ingresan a la escuela secundaria, sólo la mitad obtiene su título. De los que egresan, sólo 1 de cada 2 comprende lo que lee. Si bien el fracaso escolar afecta a distintos sectores sociales, su incidencia resulta alarmante en el caso de los sectores de población de menores recursos socioeconómicos.
La diversidad que hoy puebla las aulas ha demostrado que no todos los jóvenes transitan su escolaridad en los mismos tiempos, ni bajo las mismas condiciones. La escuela de hoy no puede afrontar el desafío de la inclusión educativa con calidad de aprendizajes si no produce cambios al interior del sistema. Los formatos escolares también deben seguir siendo eje de discusiones y experiencias de innovación.
El marco normativo de la LEN, así como posteriores definiciones del Consejo Federal de Educación, definen al acompañamiento de las trayectorias escolares como una línea estratégica privilegiada para afrontar los desafíos que plantea cumplir con la obligatoriedad de la escuela secundaria. Es así que esta nueva escuela surge con el mandato de asumir una ‘función tutorial’, cuyo objetivo principal consiste en acompañar a los alumnos en su experiencia escolar y en la construcción de sus propios proyectos de vida. Para ello es prioritario instituir y fortalecer en las instituciones un espacio de tutoría organizado y sistemático que propicie el estímulo y la orientación tanto individual como grupal de los alumnos, generando situaciones de aprendizaje que aborden contenidos formativos, y facilitando las condiciones necesarias para el tratamiento de las dificultades que se presenten en el transcurso de la escolaridad secundaria.
A partir de la experiencia desarrollada por Cimientos podemos dar cuenta del impacto positivo que produce el acompañamiento a las trayectorias escolares. Particularmente hemos puesto énfasis en el desarrollo de habilidades socioemocionales como foco de la acción tutorial: autoconcepto, responsabilidad, toma de decisiones y relaciones interpersonales son aspectos a desarrollar y fortalecer en el ámbito escolar. Múltiples estudios dan cuenta del poder de tracción de estas habilidades tanto para alcanzar el título secundario, como para que éste adquiera el sentido que la LEN ha propuesto en relación a la formación ‘integral’ de los jóvenes vinculada a un triple objetivo: su futura inserción laboral, la continuidad de estudios superiores y su formación como ciudadanos.
A 10 años de la LEN renovemos nuestro compromiso con esta transformación hacia una escuela para todos, con la convicción de que cada joven tiene capacidades a desarrollar, así como el derecho a capitalizar experiencias positivas durante el transcurso de su trayectoria escolar. Para poder hacerlo necesitan del apoyo y el respaldo de su familia, de su escuela y de la sociedad en su conjunto.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar