Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Datos de ANSeS: no es lo que más afecta la privacidad

por  MARTÍN ELIZALDE

Socio de Foresenics
0
Datos de ANSeS: no es lo que más afecta la privacidad

Cuando el Poder Ejecutivo publicó la Resolución 166, no tenía idea del revuelo que ocasionaría. Simplemente aprobó un Convenio marco de Cooperación entre la ANSeS y su secretaría de Comunicación Pública. La ANSeS recopila información digital de unos nueve millones de contribuyentes. Por medio del Convenio, el Poder Ejecutivo accedería a sus bases de datos.

¿Para qué los quiere el Poder Ejecutivo? Para usarlos en la comunicación oficial. Los argentinos, agobiados durante casi una década por los interminables mensajes presidenciales, ahora seremos anoticiados de las bondades del nuevo gobierno por medios digitales.

Claro que el Gobierno es más elegante al explicar el punto: usará estos datos "con el fin de llegar a la población con información de acciones de gobierno y con mensajes de utilidad pública que le resulten de relevancia, procurando en este punto la mayor precisión posible". En breve deberá ser más explícito: la jueza en lo Contencioso Administrativo Federal María José Sarmiento estableció un breve plazo para que explique las razones del decreto.

¿Y cuáles serán esos datos? Nombre, DNI, Clave Única de Identificación Tributaria y Clave Única de Identificación Laboral, Domicilio, Fecha de nacimiento y Teléfonos.
Con impecable timing, el arco opositor -y de hecho, algunos de los integrantes de la coalición gobernante- no dudaron en calificar la iniciativa como el paso previo al establecimiento de un Estado policial.

¿Lo es? Difícilmente. Los datos que se compartirán no son sensibles, en la terminología de la ley 25.326. No parece que cuestiones como la afiliación política, la raza, religión, orientación sexual, etc. de sus titulares afloren de su examen.

Si bien discutible, el plan para acceder a la bases de datos de la ANSeS no es ni remotamente la fuente más preocupante de la falta de privacidad de los argentinos. Las fuentes más serias de publicidad de los datos personales son: las navegaciones en Internet, el modo en que los ‘corredores de datos’ rastrean, empaquetan y venden a agencias lo que los usuarios hacen en línea, los proveedores del servicio respecto de la publicidad dirigida, las ventas de datos que las páginas hacen a data miners y publicistas de datos. Y que ellas mapean e integran saber nuestros gustos comerciales, identidad sexual, simpatías políticas, raza o religión y hasta el hacking al que nos someten algunos estados.

Y aún en los casos en que se solicita el consentimiento previo, ¿podemos hablar honradamente de ‘cesión voluntaria de datos’? ¿Con Políticas de Privacidad de los proveedores de Internet, las redes sociales y los buscadores que son imposibles de entender y que cambian (unilateralmente) todo el tiempo?
La Resolución 166 no será muy efectiva para acceder a datos sensibles, pero es manifiestamente desafortunada. Justamente cuando la privacidad está en alerta, agrega irritación.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar