U$D

LUNES 10/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Cómo retomar la iniciativa frente al cambio de escenario

Cómo retomar la iniciativa frente al cambio de escenario

Luego del domingo el Gobierno ha perdido gran parte del respaldo que cosechó tan solo dos años atrás. Con este dato concreto, sumado a que la Presidenta no tendrá la posibilidad de aspirar a una re-reelección, el Gobierno enfrenta los años que le quedan en el poder con el desafío de consagrar un sucesor que continúe los lineamientos generales del proyecto político que encarna el kirchnerismo.
A la hora de retomar la iniciativa, el Ejecutivo tiene por delante una serie de aspectos en materia económica, tanto en el plano internacional como doméstico.
En lo que hace a los aspectos locales, la redeterminación de la política de subsidios, retornando a la sintonía fina a comienzos de 2012, luce como altamente probable y lo que vaya a suceder en materia de tarifas de servicios públicos, sobre todo en el área metropolitana, será aquello que tenga mayor impacto en las cuentas públicas por un lado, así como costo político por el otro.
En los aspectos vinculados a la puja salarial será crucial la continuidad o no de la rebaja de Ganancias que hoy solo está vigente hasta finales de 2013.
Los caminos a seguir en cuanto a la política agropecuaria también serán determinantes, toda vez que como resultado de las políticas vigentes tenemos el trigo más caro del mundo, donde además hemos tenido la peor cosecha en más de 110 años de historia y tal vez hasta pasemos el papelón de tener que importar dicho cereal de Uruguay.
En cuanto al turismo queda por delante resolver cómo evitar que sigan drenando dólares, cuya factura por este rubro es similar a la de energía.
Finalmente en lo que hace a los aspectos domésticos, las políticas para controlar la inflación serán el centro de la agenda económica del gobierno, que ya muestra algunos de los caminos que podrían seguir, como la caída de la emisión monetaria (hoy muy por debajo de 2012), la suba de la tasa de interés, el control del gasto publico y el lanzamiento de un índice de precios creíble para 2014 entre otros. Elementos que parecen salidos del recetario convencional antes que los de corte ‘heterogéneo’ que forman parte del relato oficial, como la ‘supercard’ , los 500 precios congelados, y recetas originales para reemplazar el tomate que podemos encontrar en la página de la Subsecretaría de Comercio de la Nación.
En el frente externo parece consolidarse la idea de recomponer la relación con los organismos internacionales, a partir del arreglo en el CIADI como primer paso, para luego concretar las líneas de crédito pendientes tanto del BID como del Banco Mundial.
Se está presentando un nuevo índice de precios en el marco de lo requerido por el FMI, donde el principal punto de discordia será la forma en la que dicho índice se va a empalmar con el actual. Empieza a circular la idea de acordar con los fondos buitre utilizando terceros que le ‘compren’ los derechos a estos. Por otro lado se vislumbra cercano el cierre del frente de conflicto abierto con YPF arribando a una oferta de pago que satisfaga a ambas partes.
Como consecuencia de lo anterior, más el posible arreglo con el Club de París, la idea de retornar a los mercados de deuda voluntaria para conseguir fondos frescos que permitan relajar la presión tributaria al tiempo que no se acelera la emisión no parece tan lejana.
En este marco, la promoción y apertura a inversiones en materia energética, facilitando el ingreso de dólares por canales ‘alternativos’ que permitan que ingresen a un valor superior a los 5,9 actuales, así como fomentar un desarrollo más amplio de la minería, son caminos que el gobierno podría recorrer en base a las señales que ya está emitiendo.
Hasta podría imaginarse una salida programada del cepo en un contexto donde el gobierno profundice su política devaluatoria actual (30% anual) junto una consolidación del actual aumento de las tasas de interés.
Si este fuera el caso, la pregunta sería cómo poder sostener lo conseguido en lo que hace a los avances que ya nadie discute, como ser, paritarias que preservaron el poder de compra de los salarios, aumento de jubilaciones por encima de la inflación real, y asignación universal por hijo como elemento fundante de la expansión de derechos.
En cualquier caso habría aspectos positivos y negativos, no se puede negar que hemos ganado soberanía a la hora de decidir nuestra política así como eso es cierto que la suma de soluciones de corto plazo no constituye una solución de largo plazo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés