Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

¿Cómo facilitar operaciones de comercio exterior?

El Gobierno está mostrando claras intenciones de facilitar las operaciones de Comercio Exterior. Si bien algunos cambios implican medidas más profundas, otros podrían ser instrumentados de manera más inmediata. A continuación algunas ideas:
Dar mayor flexibilidad a los operadores. Actualmente existen normas operativas que disponen que ciertas mercaderías solo puedan ser importadas por determinadas aduanas especializadas. Asimismo, hay restricciones para que las mercaderías producidas en una provincia solo puedan ser despachadas al exterior por las aduanas de la zona. Una mejor infraestructura de las zonas primarias para la verificación más segura sin dudas sería deseable, aunque la revisión de las normas ayudaría a facilitar la logística.
Eliminar la duplicación de multas por el régimen penal cambiario y la normativa aduanera y aquella que impide cobrar reintegros por un incumplimiento cambiario. Aunque parezca mentira, hoy el exportador que no ingresa a tiempo las divisas de sus operaciones tiene la posibilidad de que la Aduana y el BCRA le apliquen una multa, por el mismo hecho. Además, continúa la imposibilidad de que cobre ningún reintegro cuando tenga al menos una exportación sin ingreso de divisas.
Disminuir los costos por infracciones aduaneras. Quien haya ‘sufrido’ un sumario aduanero sabrá el altísimo costo que implica su resolución. En importación estos sumarios se producen usualmente cuando la clasificación de la mercadería es incorrecta. Esto implica que el servicio aduanero analice si dicha inexactitud ocasionó o pudo haber ocasionado un perjuicio fiscal, la importación de una mercadería prohibida, o un egreso de divisas distinto del que correspondiere. Las multas van de uno a cinco veces el perjuicio fiscal, el valor de la mercadería o la diferencia de divisas, dependiendo el encuadre del caso. Para que la infracción continúe siendo penada aunque sin un excesivo costo para el importador, se podría disminuir la multa, por ejemplo al 25% de su importe actual, y establecer un mecanismo para que el interesado rápidamente pueda pagarla y que de esa manera no quede registro del caso.
Profundizar la informatización de las operaciones y los registros de operadores. La AFIP ha desarrollado plataformas electrónicas que entregan información valiosa a los operadores acerca de sus operaciones, pero hay mucho por hacer en relación a los registros de los operadores en otros organismos de intervención previa, como la Inspección General de Justicia, y sobre todo la posibilidad de que otros organismos puedan acceder a ella.
Ayudar a reducir los costos por demoras. Con la Ventanilla Única la AFIP podría, al registrar la declaración SIMI, alertar al operador no solo sobre la necesidad de realizar determinado trámite ante los organismos intervinientes sino si se requerirá, al momento de declarar la importación, determinado documento como por ejemplo el Certificado de Origen (por medidas antidumping).

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar