Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cambiar la relación entre China y América latina

por  JORGE GUAJARDO

Director senior en McLarty Associates y ex embajador de México en China
0

México, Argentina y Brasil registraron un comercio bilateral de más de u$s 120 mil millones con China en 2015. Pese a la impresionante cifra, las relaciones comerciales del gigante asiático con Latinoamérica demuestran tendencias preocupantes. Para agravar aún más las inquietudes, en diciembre expirará un inciso de suma importancia en el protocolo de adhesión de China a la OMC.

¿Y eso qué significa para América latina?
Publicamos, junto con los economistas Dante Enrique Sica y Manuel Molano, un informe abordando esta cuestión para el Centro Adrienne Arsht de América Latina del Atlantic Council, el prestigiado centro no partidista en Washington. Preocupados por la creciente desindustrialización de los países regionales, analizamos el papel de China en tal retroceso económico. Nuestra evaluación sugirió que gran parte del giro latinoamericano hacia las materias primas se debe a la irrestricta competencia proveniente de las importaciones de productos industriales chinos. Estos productos disfrutan de amplias subvenciones a la exportación que se encuentran en la industria china.

En todo rincón del mundo, estas subvenciones han figurado en los debates sobre la política comercial respecto a China. El inciso 15(a) del protocolo de adhesión del país a la OMC prevé la aplicación de medidas correctivas como los derechos compensatorios y antidumping para combatir los perjuicios causados por la intervención estatal de Beijing. Pero con la expiración de este inciso en diciembre, los estados miembros del foro comercial habrán de decidir si otorgarán a China el estatus de economía de mercado, y, al hacerlo, ceder sus derechos a estas medidas.

En vista de los daños provocados por las importaciones industriales desleales provenientes de China, los gobiernos de Latinoamérica correrían un gran riesgo al reconocer al país como economía de mercado. Desde la adhesión de China a la OMC, la región ha comenzado a depender cada vez más de la producción de commodities, dando lugar a crecientes déficits en su comercio exterior. Las industrias domésticas carecen de medios para competir con el flujo de productos de alto valor agregado subvencionados por Beijing. Con la cesión de medidas defensivas contra las prácticas comerciales desleales del país, América Latina se encontrará en una posición de alta vulnerabilidad frente a la influencia potencialmente desestabilizadora de China.

Como ex-embajador de México en Beijing, sé que el comercio con el país, motor de la economía mundial, es imprescindible para nuestra región. Pero necesita nuevos términos de conducta, algunos de los cuales elaboramos en nuestras recomendaciones. Me complace ver los crecientes lazos entre nuestras economías, y espero que la inminente visita de los presidentes cree las bases para una mejora en la relación comercial.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar