Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Audaz y disruptivo plan económico de Trump

This call-conference will be held under strictly Chatam House Rules", es decir bajo el código británico de confidencialidad (1927) que permite comentar las grandes ideas sin difundir los temas sensibles ni los participantes ni la postura política de los presentes. Así de estricto, claro, concreto y preciso comenzó el diálogo con el interlocutor republicano del "Transition Team" económico del presidente electo Donald Trump. Cuando terminé, una hora después, entendí que estaba frente a un ambicioso proyecto económico-político disruptivo, audaz, transgresor y concienzudamente ya elaborado y en parte anunciado de antemano. Tuve la sensación de que se trata a un combo ecléctico entre las políticas económicas de Roosevelt (1933-38); el tándem Frondizi-Frigerio (1958-62) y Reagan (1982-88). O si se quiere más académicamente, un compuesto de ultraneokeynesianismo, ultradesarrollista, ultralafferiano, y al mismo tiempo, ultraprobusiness, con una buena dosis de dureza monetaria.
El equipo lo conduce David Malpass (ex secretario adjunto del Tesoro con Reagan), y lo acompañan entre otros, Bill Walton (CEO de Allied Capital); Paul Atkins (ex titular de la SEC) y Peter Thiel. Este último -alemán, fundador de Pay Pal, miembro del directorio de Facebook, accionista de Tesla y Amazon- es el enlace con Silicon Valley y su operador para su reconversión. A continuación, una reseña de sus seis políticas centrales.

Reforma tributaria (basada en economía lafferiana). Nuevo esquema que armonice la estructura impositiva federal con la de cada estado. a) Ganancias: para individuos, reducción de la tasa marginal máxima actual del 39,6% del impuesto a las Ganancias a una máxima del 33%. Luego, debajo, solo 2 escalones del 25% y 12%. Para corporaciones, reducción de la tasa actual máxima del 35% al 15%; b) Ampliación de la base tributaria con un impuesto generalizado mínimo que no afectará a las clases pobres; c) Eliminación de las exenciones a los ricos; d) Eliminación del impuesto del 3,8% a la inversión productiva; e) Amplio espectro de deducciones por costes por cada hijo, incluido los gastos de su cuidado; f) Las ganancias de capital (capital-gains rate) y dividendos pasarán a tener una tasa máxima del 20%. El costo de esta rebaja impositiva es brutal: 7 trillones de dólares para 2017-2027, y un aumento de PIB entre 1 a 2,5% por año por sobre el 2% actual secular, por lo que es de esperar que se converja con el PIB potencial en 3 años, con un impacto inflacionario importante (de ahí la suba de la tasa a 10 años de los bonos del Tesoro los últimos días junto al shock sobre el futuro plan de infraestructura).

Amnistía fiscal. El sinceramiento fiscal será válido para los ciudadanos norteamericanos residentes o no, que dispongan de activos financieros en el exterior sin haber declarado los mismos. La tasa de penalidad será del 10% y será válido para ejercicios fiscales anteriores a 2016. El monto off-shore involucrado es de 0,5 trillones de dólares y será mandatorio repatriarlo a los EE.UU.

Reforma del Estado y plan anticorrupción. El objetivo es mejorar el funcionamiento de la administración y fortalecer el governance del mismo. Trump, al provenir del mundo de los negocios, conoce muy bien dónde están los grandes nichos de corrupción sobre la cual gira la casta política, el establishment político y la sinergia entre ambos. A tal efecto, dispondrá: 1) Enmienda constitucional para imponer un límite máximo de mandatos tanto en los Senadores como en la Casa de Representantes; 2) Prohibición para ejercer como lobbista para ex funcionarios, senadores, etc. durante los primeros 5 años de haber dejado el cargo; 3) Prohibición de por vida de ejercer como lobbistas a los ex parlamentarios y ex funcionarios que actúen por cuenta y orden de gobiernos extranjeros; 4) Nuevo código de ética para el funcionariado; 5) Reforma (administrativa) del Poder Judicial; 6) Congelamiento de los cargos públicos.
Programa de infraestructura (enfoque ultraneokeynesiano). El presidente electo lanzará uno de los más impactantes programas de infraestructura desde F. D. Roosevelt: 0,7 trillones de dólares. Está convencido de que necesita bajar costos, potenciar la logística, ahorrar tiempos, facilitar y abaratar la movilidad geográfica de los recursos, fuerte utilización de mano de obra para su desarrollo, etc. Los sectores prioritarios son autopistas, puertos, aeropuertos, ferrocarriles de alta velocidad, comunicaciones, diques, riego intensivo incorporando más áreas cultivables, etc. Será financiado en un 50% por el régimen de concesión de obra pública al sector privado, y el resto por medio de emisión de deuda en el mercado de capitales americano e internacional.

Programa de desregulación. El objetivo apunta a mejorar el ambiente de negocios, mejorar la competencia y por ende bajar la estructura de precios relativos, desmantelar oligopolios y maniobras anti competencia, quitar la ‘crema de negocios atados’, etc. a) Desregulación hacia adentro: inventario completo de todos los marcos regulatorios que afectan la economía americana y detección de aquellos que se prestan a prácticas restrictivas de la competencia y/o anidan maniobras de corrupción. Así por cada norma nueva regulatoria, se deberán eliminar dos viejas; b) Inventario de marcas y propiedad intelectual y su ‘enforcement’; nuevo marco de represalias con patentes de medicamentos, copyright de películas y música, informática, etc., sobre todo para países emergentes, sobre todo Latinoamérica, China, India (Bolliwood) y el sudeste asiático; c) Eliminación de las actas restrictivas de negocios financieros firmadas por Obama llamadas Dodd-Frank Acts. Este marco regulatorio fue dirigido al sector bancario luego de la crisis de 2008. Para los analistas republicanos se encorsetó al sector con regulaciones, pedidos de información, saturación de datos y formularios, dividió a banca comercial de la banca de inversión, etc. Su anulación daría un fuerte impulso al sector financiero y mercado de capitales. Igual tratamiento tendrán los sectores de petróleo y energía, y Silicon Valley (juego impositivo/arancelario sobre todo con países de baja tributación (v.g. Apple con Irlanda/Bahamas, con China, India y Sudeste asiático). Contrabalanceando esto, la Fed seguirá con su ritmo de suba de los tipos de interés a partir de diciembre. Tendrá dos directores ‘halcones’ republicanos nuevos el 1 de febrero de 2017, y frente a la mayor inflación esperada, endurecerá su programa monetario 2017-2020.

Comercio exterior. Esta política es controversial y muy disruptiva: se piensa en un mundo bilateral en lo comercial (como cree Reino Unido con el Brexit) y no multilateral como ahora. a) Desvinculación del TPP del Pacífico; b) Renegociación del Nafta o su desvinculación; c) Dureza con China: calificación de país manipulador de monedas y revisión de la estructura tarifaria bilateral; d) Trade enforcement.
Este es el cóctel de "pragmatismo" económico de Trump. Veremos qué resultado tiene en el tiempo.

(*) Desde Ginebra, Suiza

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar