Acuerdo en Europa, Martín, Kristalina, ¿Teléfono?

Finalmente, después de varios días de interminables discusiones, los líderes de la Unión Europea llegaron a un acuerdo para constituir un fondo de ayuda post Covid a sus países miembros más perjudicados. La innovación de este paquete de ayuda es que, por primera vez en la historia, para financiar parte de ese paquete, la UE colocará deuda como colectivo (y no para algún país individual) y la pagará como tal. Se "socializa" el crédito.

Pero el dato más relevante de esta negociación, al menos para la Argentina de los próximos meses, surge de la forma en que ese fondo se distribuirá y repagará.

Me explico, la idea original del tándem M&M (Merkel, Macrón) era colocar deuda por 750.000 millones de Euros, (5% del PBI europeo) y distribuir 500.000 millones "a fondo perdido" (regalo) y 250.000 millones en préstamos reembolsables. Los más "duros" de Europa, Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Austria, proponían, en cambio, un monto menor, 700.000 millones de euros, divididos en 350.000 millones de "regalo" y 350.000 millones en préstamos. 

El acuerdo final, consiste en mantener la cifra original de 750.000 millones de euros, pero distribuidos de otra forma, 390.000 millones en regalo y 360.000 millones en préstamos. 

En otras palabras, los "blandos" cedieron 110.000 millones de euros del regalo y los "duros" cedieron 50.000 millones en el total y 40.000 millones en el monto a entregar sin devolución. En realidad, es una simplificación, porque hay condicionamientos para recibir las subvenciones y se introdujo el derecho de controlar la forma en que estos fondos son gastados por los países receptores. Además, los "duros" consiguieron una rebaja en el dinero que tienen que aportar al presupuesto de la Unión Europea, ahora sin Gran Bretaña como contribuyente y receptor de fondos. Más allá del marketing, para lograr el acuerdo, hubo que ceder ante los duros.

¿Por qué esto es relevante para la Argentina? Simplemente porque el argumento de los duros, tengan razón o no, es siempre el mismo, el de "riesgo moral". Sería algo así como "se entiende que la recesión Covid-19 es exógena a la administración de cada país. Pero tampoco podemos endeudarnos para darle plata a los países, sin que tengan que devolverla, y sin control sobre el manejo de esos fondos. Tenemos una responsabilidad sobre nuestros contribuyentes y votantes. Sin costos para los países receptores, y sin un buen manejo de los fondos, cualquiera, con la excusa de la pandemia actual, o de las que podrían venir en el futuro, podría administrar mal y recibir un premio por ello". 

Estos mismos países, entre otros, integran el Board del FMI. A la hora de votar el apoyo o no a un programa-país en particular, aplican el mismo criterio. Obviamente, no son los accionistas mayoritarios del FMI, pero tampoco "son de palo". 

La Argentina, además de cerrar el tema de la deuda con los bonistas privados, (estamos muy cerca y sería irracional no acordar por una diferencia de 3 dólares en el valor presente neto, algo más de 3000 millones de dólares distribuidos en más de 20 años), necesita renegociar con su principal acreedor, el FMI, al que le debemos 44.000 millones de dólares a pagar entre 2021 y 2024. Como se sabe, el Fondo no da quitas, ni reprogramaciones, si no que presta en un nuevo acuerdo, para pagar el viejo. 

Esto abre una serie de interrogantes: ¿Será con un "nuevo" FMI, como nos han venido sugiriendo tanto su actual Directora Gerente, mi amiga Kristalina Ivanova, como nuestro ministro de Economía? ¿Será el Fondo de siempre con algunos condicionamientos más light? ¿O será el Fondo de siempre, con las exigencias de siempre, y con los "duros" usando el argumento del "riesgo moral", reclamando el cierre previo del acuerdo con privados y poniendo sobre la mesa el antecedente del fallido acuerdo actual?

La diferencia no es trivial. Sobre todo, porque hasta ahora los programas del FMI han entendido poco cómo funciona la bimonetaria economía argentina y, mayoritariamente, han sido más problema, que solución.

Tags relacionados

Más de Opinion