Cambios

Dólar Milei: qué esperan los empresarios del campo del nuevo gobierno y a cuánto creen que debe estar la divisa

Tras la asunción del Presidente, Javier Milei, los empresarios del agro proyectan efectos significativos sobre su actividad, fuertemente distorsionada por la situación actual

Tras la asunción del nuevo Gobierno, los empresarios del agro esperan las primeras medidas de Javier Milei en materia económica. Según el Reporte de Actualidad que realiza el Consorcio Regional de Experimentación Agrícola (CREA), una organización que nuclea a más de 2000 empresas agropecuarias, se espera un dólar oficial a $ 650, el fin de los controles a las importaciones y el dólar exportador, y una disminución de los derechos de exportación (retenciones).

De acuerdo con el reporte, el Presidente deberá "reconfigurar los principales precios de la economía" -gasoil, granos, urea e insumos necesarios para la actividad diaria-, lo que, consecuentemente, tendrá efectos significativos sobre el agro, un sector que ve su operatoria fuertemente distorsionada por la situación macroeconómica actual.

De hecho, según pormenoriza el relevamiento, "los granos tienen su precio distorsionado, principalmente, a causa del dólar exportador y las retenciones". Hoy en día, los empresarios, liquidan el 50% de sus exportaciones a la cotización del contado con liquidación (CCL), -ronda los $ 970- el dólar financiero que utilizan las empresas para saldar importaciones y cumplir con otros pagos en el exterior. El 50% restante se realiza al valor del oficial ($ 400).

No obstante, esta medida "genera oferta en los mercados paralelos y puede ser otro de los factores que contribuye a que la brecha cambiaria se mantenga estable en torno al 150%", sostiene el comunicado del CREA. No obstante, agrega que "el mercado descuenta una fuerte devaluación inicial, lo que dejaría, como consecuencia, mejores precios para los granos en el corto plazo". 

Por su parte, el gasoil tiene una tarifa regulada por el Gobierno y un valor por debajo del que pagan países vecinos. Según estimaciones del organismo, en caso de que el dólar oficial pasara a valer $ 650, y, además, se convergiera inmediatamente post devaluación a los valores en dólares promedio de Uruguay y Brasil, el combustible tendría un aumento del 46 por ciento.

En el caso de la urea y los insumos importados en general, "tienen un fuerte recargo derivado de las restricciones cambiarias y diferentes regulaciones". Entonces, a pesar de que, si se levantaran las restricciones para importar, el precio de la urea bajaría, los empresarios resaltan que, al mismo tiempo, el Presidente debería devaluar, por lo que "se podría esperar un aumento de, al menos, 24% en el precio del fertilizante".

En tanto, el gasoil se volvería más caro en términos de granos, mientras que, la urea, tras un período de ajuste, debería morigerar su aumento y abaratarse en términos de granos. Esto es, "dado que el sobrecargo que producen los controles a las importaciones es mayor que la ventaja que otorga pagar la urea a dólar oficial y cobrar los granos a dólar exportador", explica el comunicado. 

"Dada la magnitud de los desequilibrios macroeconómicos actuales, la próxima administración deberá enfrentar un difícil primer año de gobierno. Es necesario corregir tanto el tipo de cambio, como la situación de las cuentas públicas, que implica aumentar las tarifas, lo que llevará, en el corto plazo, a un aumento de la inflación y una caída en el nivel de actividad", sostienen los empresarios agrupados en el CREA. 

 El clima sigue condicionando a las actividades del agro  

Según datos de la organización, el 86% de los grupos CREA registraron adversidades climáticas en los últimos 4 meses. Al segmentar por empresas y actividad, el 93% en trigo y cebada, 86% en ganadería y 100% en lechería. Esto quiere decir que, en su mayoría, las empresas CREA aún están condicionadas por el clima.

La campaña pasada impactó severamente en el resultado productivo, económico y financiero: el 62% de los casos registró un menor resultado por producción en comparación con 2022. 

De cara al próximo año, el 46% de las empresas estima que la situación económica local empeorará, en tanto un 22% espera estar mejor dentro de un año. En el caso de la situación económica y financiera de su empresa, los productores agropecuarios admitieron que, tras una campaña marcada por la sequía, el 9% de las empresas proyecta una posición más favorable que hace un año. Sin embargo, las condiciones climáticas y el contexto macroeconómico aún no permiten sostener las expectativas de mejora para el año entrante.

En este sentido, la volátil e incierta coyuntura local también es un factor que incide en las decisiones, dado que el 57% de los empresarios piensa que es un mal momento para invertir.

Temas relacionados
Más noticias de crea

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.