Pymes: una actividad de riesgo que no deja de inspirar

En el 8vo Seminario Pymes organizado por El Cronista, Apertura e Information Technology, expertos analizaron que hoy “abundan las herramientas para internacionalizar” una pequeña empresa, que se necesita “innovar” constantemente. También hubo cuatro “Historias de Garages” que conquistaron al público.

“Las Pymes son como el chessboxing (un deporte que combina el ajedrez y el boxeo): por más que lo juegues bien corrés el riesgo de perder por knock out”, afirmó Claus Noceti, Director de Comercio Internacional y Aduanas de PwC Argentina. Este concepto, aunque con otras palabras, se repitió hoy en el 8vo Seminario Pymes organizado por El Cronista, Apertura e Information Technology. 

Los expositores del panel coincidieron en que lanzarse con una pequeña empresa en la Argentina es “un negocio de riesgo”, aunque luego cuatro ejemplos sobre proyectos innovadores mostraron que valió la pena el esfuerzo, o al menos intentarlo. 

“Para internacionalizar una Pyme, las herramientas abundan” hoy en día, analizó Noceti porque “Internet hace que todo sea un poco más fácil que antes”, pero el proceso no lo es. Y entre las trabas para el pedido de créditos, la regulación para el ingreso de un inversor del exterior a la empresa o los controles al comercio internacional pueden llevar al peligro de “convertirse en un delincuente cambiario”, advirtió. 

Por ejemplo “puede pasar que el BCRA desconfíe y por lo tanto suspenda las operaciones”, dijo Noceti. “Es una actividad de riesgo. Da muchas ganancias que permiten diversificar, crecer, pero es una operación compleja, es un deporte complejo hay que saberlo jugar y hay veces que las reglas son confusas. Pero el comercio exterior es complicado y confuso en todo el mundo”, agregó. “Es como el chessboxing: por más que lo juegues bien corres el riesgo de perder por knock out”, ejemplificó. 

Por su parte, Marcos Amadeo, Director General de Comercio Exterior del Gobierno de la Ciudad, afirmó que “las Pymes tienen que innovar porque si no se aleja del cliente”. 

Por ello resaltó el papel de Argentina, especialmente de la Capital Federal que “tiene una gran industria de videojuegos y es el cuarto exportador mundial de contenidos de televisión, aseguró Amadeo en el seminario Pymes, en el cual también presentó la herramienta Puente Global que el Gobierno de la Ciudad ofrece a las Pymes para expandir sus redes en el exterior. 

Juan Carlos Lucas fue el encargado de hablar sobre liderazgo y el que apeló a las emociones para sacar adelante a una Pyme. Para el director de Hacer Historia Consultores “no se puede crear futuro sin desestabilizar el presente”. 

“Tenemos que trabajar en el diseño de nuestras identidades porque es el principal desafío de los líderes para la reinvención”, dijo convencido Lucas el seminario Pymes organizado por El Cronista, Apertura e Information Technology que se desarrolló en La Rural. 

El experto describió cómo los estados anímicos de los integrantes de las Pymes pueden hacer que una empresa funcione o no. “El techo en el desempeño de un líder está directamente relacionado a su incompetencia emocional”, afirmó. 

Para Lucas, “no se puede crear futuro sin desestabilizar el presente: diciendo no, delegando y generando nuevas acciones a futuro”.

Al referirse a qué imagen de identidad ofrecemos, Lucas sostuvo que “todo el tiempo estamos contando una historia. Y hay veces que contamos historias poco poderosas. Las mejores historias son las de quienes son mis clientes y como los cuido”. 

Historias de garage 

Tras el panel sobre los analistas de Pequeñas y Medianas Empresas, cuatro emprendedores con originales y exitosos proyectos presentaron sus invensiones y relataron cómo encararon sus negocios. 

El facilitador de parto

Jorge Odón es mecánico automotor pero con su ingenio creó el Odon Device: un nuevo instrumento de bajo costo para facilitar el parto cuando se presentan complicaciones durante la segunda etapa del mismo. Este dispositivo esta hecho de un material similar al polietileno y puede ser de aplicación más sencilla y segura que el fórceps y la ventosa obstétrica (contraindicados en casos de infección por VIH) cuando se necesita facilitar el parto. Igualmente, podría ser una alternativa segura a algunos partos por cesárea en aquellos lugares de escasa capacidad quirúrgica o insuficientes recursos humanos, describe su sitioweb. 

Se trata de un invento que revolucionó los métodos que hasta ahora se conocían para el parto y que, según describe el mismo Odón, “es como vivir en una pélicula” todo lo que esto provocó en su vida. 

La idea es que se utilice “en países pobres” que no tienen acceso al fórceps y según comentó se está analizando con al empresa encargada de fabricar el dispositivo, que se venda “al costo” en lugares del mundo de bajos recursos. 

Anteojos de madera

Estos anteojos de madera están hechos a mano y en Argentina. La historia surgió de un artesano inventor que crea barcos y que junto a Axel Vallés decidieron hacer realidad y convertir los lentes de madera en un negocio. 

“Costó fidelizar al cliente y hacerle entender que Ray Ban puede tener cualquiera”, Dreams Factory “es algo diferente”, dijo Vallés en el seminario Pyme. 

Con los pies calientes

Pantuss es una bota de piel sintética que se pueden poner en el microondas para que la sensación de calor perdure en los pies.

Según cuenta su desarrolladora, María Laura Trípoli, las botas Pantuss “tienen una base de semillas de lino y flores de lavanda”, que al estar con contacto con el calor del microondas hace que la sensación de calidez perdure en los piés por más tiempo. 

“Se trata de un calzado indoor de diseño que nos permite tener nuestros pies calientitos”, define Trípoli. 

Zapatillas para no hacer nada

John Foos es una marca de zapatillas con 30 años de antigüedad en el mercado. Nació como un homenaje a “un padre linyera que nunca había tenido un par de zapatos y que siempre había andado en alpargatas”, cuenta Miguel Angel Fosati, el creador de John Foos. “Era importante rendirle homenaje”, dice Fosati contando la historia de su propio padre. 

“Son zapatillas vulcanizadas”, un proceso por el cual se calienta el caucho en presencia de azufre con el fin de volverlo más duro y resistente al frío. Y basicamente son “zapatillas para no hacer nada”, señala Fosati. 

Según el creador de John Foos, “para fundar una industria no hace plata, sino recursos genuinos. Aprendimos que no podíamos depender de nadie porque todavía gozábamos de prestigios negativos o malas referencias. Por eso desde el 2001 hasta hoy fundamos una industria con stock industrial 0 y financiación 0”, describió. 

Tags relacionados
Noticias del día