UN TRABAJO PRIVADO SOSTIENE QUE SE DEBE A LA INFLACIÓN Y EL RETRASO EN EL TIPO DE CAMBIO

Para los ejecutivos, vivir en Buenos Aires ya es más caro que en París o San Pablo

La capital argentina es la ciudad de América Latina más costosa para los directivos extranjeros. Subió 86 posiciones en el ranking internacional de costo de vida

Los efectos de la inflación y el debilitamiento del peso lo lograron: en sólo un año, Buenos Aires pasó de ser una de las ciudades más baratas de la región a ocupar el primer puesto y coronarse como la ciudad latinoamericana con mayor costo de vida internacional para ejecutivos expatriados. La capital argentina subió nada menos que 67 lugares y consiguió desplazar a las brasileñas y siempre caras San Pablo y Rio de Janeiro; así quedó primera en la región de acuerdo a los datos de la última edición de la clásica encuesta de Costo de Vida Internacional, realizada por la consultora global Mercer.

En la última edición del relevamiento, Buenos Aires ocupa la posición número uno a nivel regional y la número 19 a nivel global. Esto significa estar apenas tres lugares por debajo de Nueva York, que está en el número 16. Para un ejecutivo extranjero hoy es más costoso vivir en Buenos Aires que en Dubai (23), Sydney (31), Los Angeles (36) o París (46).

"El caso de Buenos Aires en sí se explica por la inflación combinada con el retraso en el tipo de cambio. El incremento de precios en los últimos doce meses se acerca al 30%, mientras que la devaluación fue del 12,5%. Su cambio en el ranking tiene que ver con la depreciación de varias monedas respecto del dólar, lo cual hizo que bajen muchas ciudades en la lista", aclaró Valeria Bohórquez, directora del negocio de Talento de Mercer en Argentina.

Para realizar el estudio se incluyeron 207 ciudades en cinco continentes y se midieron los costos comparativos de más de 200 artículos en cada lugar (vivienda, transporte, alimentos, ropa, artículos para el hogar y entretenimiento). Nueva York se utilizó como la ciudad base y los movimientos de divisas se midieron frente al dólar estadounidense. Las grandes empresas luego utilizan estos datos para compensar el poder adquisitivo de sus empleados cuando son transferidos al extranjero.

En América Latina, detrás de Buenos Aires se ubican San Pablo (40 en el ranking global) y Río de Janeiro (67), que tuvieron una caída leve en el ranking regional con respecto al año anterior. Además de Buenos Aires, hubo otras ciudades de la región que ascendieron dentro la lista global, entre ellas: Santiago (70), México (137) y Monterrey (182). La última posición en América Latina la ocupa Managua, que no registró ningún cambio. Este año, Caracas, la capital venezolana, fue excluida del ranking debido a la compleja situación de su moneda.

A nivel global, la ciudad más costosa por tercer año consecutivo fue Luanda, la capital de Angola. A pesar de ser reconocida como una ciudad relativamente barata para los extranjeros, el costo de los bienes importados y de acceder a condiciones de vida seguras en ese país es muy elevado. Hong Kong (en el puesto 2), Zurich (3), Singapur (4), y Ginebra (5), completaron la lista de las localidades más caras para los expatriados. Entre las diez más costosas también se ubicaron Shanghai (6), Beijing (7), y Seúl (8) en Asia; Berna (9); y NDjamena (10).

Las ciudades de los Estados Unidos también subieron posiciones en el ranking debido al fortalecimiento del dólar frente a otras monedas: Nueva York (16), la que ocupa un lugar más alto en el ranking, se mantuvo en la misma posición que el año pasado localidades de la Costa Oeste, como Los Ángeles (36) y Seattle (106) subieron 26 y 47 lugares, respectivamente.

En su edición 21 del estudio, el informe de Mercer consideró que factores como la inestabilidad de los mercados de la vivienda, así como la inflación de bienes y servicios impactaron significativamente el costo de hacer negocios en un entorno global. Además, las fluctuaciones monetarias están contribuyendo al costo de los paquetes para expatriados.

Tags relacionados
Noticias del día
Banco Central

La base monetaria mostró una contracción de 2,9% en febrero

La base monetaria mostró una contracción de 2,9% en febrero
Analistas señalan que la caída, superior a los $ 72.000 millones, es un reflejo de que la demanda de dinero no se recupera. La colocación de Pases y de Leliq permitió la esterilización de $ 172.000 millones

Juan Pablo Alvarez