Conflicto en extrema tensión

Neumáticos: Fate también frena su producción y denuncia acciones "ilegítimas e ilegales" del gremio

Como lo anunció la japonesa Bridgestone, también la nacional Fate decidió frenar su producción de neumáticos en forma indefinida, ante la incertidumbre del nuevo paro que convocó el Sutna. La empresa ya apagó su caldera, una decisión extrema en cualquier industria pesada

En las mismas horas en las que Bridgestone, el mayor fabricante de neumáticos del país, decidió la paralización total de sus operaciones en la Argentina como consecuencia del conflicto gremial que sufre el sector, otra de las tres fábricas de cubiertas locales, la nacional Fate, le advirtió al Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna) que sus acciones son "ilegales e ilegítimas". En paralelo, la empresa, que le pertenece a la familia Madanes Quintanilla, apagó su caldera y también suspendió la actividad de su planta de San Fernando, provincia de Buenos Aires.

En una carta documento enviada al gremio, la empresa recalcó que, contra lo que indica la ley, el sindicato convocó a un paro por tiempo indefinido a través de sus propios órganos de difusión y los medios masivos de comunicación, y nunca notificó formalmente a la empresa, como la legislación laboral exige para una medida de esa magnitud.

En el documento, Fate hace referencia "las ilegítimas medidas de acción directa que vienen aplicándose en la empresa, consistentes -entre otras- en bloqueos de los accesos que impiden el ingreso y egreso de camiones con insumos y productos terminados".

"Más allá de la responsabilidad que le cabe a la entidad sindical por los daños y perjuicios que tales ilegales e ilegítimas acciones provocan a la empresa, y de las demás medidas que pudieran corresponder en el marco de los respectivos contratos individuales de trabajo del personal, nos vemos precisados a intimarlos para que, en cumplimiento de elementales exigencias de buena fe, se nos notifique con una antelación no menor a 24 horas la fecha en que se decida el cese de dicha medida de paralización por tiempo indefinido, y la oportunidad en que el personal volverá a poner a disposición de la empresa su fuerza de trabajo, a fin de cumplir con los servicios comprometidos en la relación contractual que nos une, habida cuenta la necesidad de cumplir con exigencias vinculadas con la seguridad del personal, la indemnidad de equipos y maquinarias, la convocatoria del personal e integración de los diferentes equipos de trabajo en los respectivos diagrama de turno, el aseguramiento de la provisión de insumos y materia prima, y demás acciones necesarias para la reanudación de la actividad productiva",  dice el texto.

"Mientras ello no ocurra, la empresa deberá asumir que se mantiene la situación de paro por tiempo indefinido que se viene ejecutando", finaliza.

En simultáneo con la toma del edificio del Ministerio de Trabajo, los operarios también acamparon frente a las fábricas; en este caso, la de Fate

El miércoles, el Sutna convocó a un paro por tiempo indeterminado en las tres fábricas de neumáticos -Fate, Bridgestone y la italiana Pirelli-, luego de interrumpir intempestivamente la audiencia número 33 en más de cuatro meses que se realizaba en el Ministerio de Trabajo por la revisión de la paritaria 2021-2022, que venció el 30 de junio. Encabezada por su secretario general, Alejandro Crespo, la delegación sindical se atrincheró en la Dirección de Relaciones Laborales de esa cartera, que funciona en Callao al 100.

La toma se levantó el viernes al mediodía, luego de que Trabajo denunciara judicialmente a Crespo por la ocupación y lo intimara a comparecer a una nueva audiencia, convocada para este lunes a la mañana, en la sede central del Ministerio (Alem al 600).

El nudo del conflicto es la revisión de la paritaria 2021-2022. El Sutna rechaza la propuesta de las empresas: mejorar en 16 puntos, a 66%, la pauta salarial y el pago de un bono para quienes trabajen fines de semana. El gremio pide un aumento mayor y, fundamentalmente, que las horas de sábados y domingos se paguen al 200%, es decir, el triple

Conceder esto último, responden las empresas, además de ser inédito para las prácticas industriales, elevaría 15% los costos permanentes de un sector que mejoró sus sueldos más de 10 puntos por encima de inflación en los últimos seis años y su productividad cayó 25% en la comparación con sus pares brasileños.

En un contexto de escasez -y encarecimiento- de cubiertas en el mercado de reposición por el cierre de importaciones, los paros y bloqueos -que escalaron en intensidad desde mediados de mayo, cuando venció la conciliación obligatoria que dictó Trabajo- provocaron una caída de más del 50% de la producción, que se destina principalmente a la fabricación nacional de vehículos.

"Va a ser más fácil encontrar restos del Arca de Noé que cubiertas", ironizó semanas atrás el mayor accionista de Fate, Javier Madanes Quintanilla, la única voz de las empresas que se hizo escuchar públicamente a lo largo del conflicto.

Sin embargo, la semana pasada la disputa ingresó en zona roja. Crespo ya había convocado una movilización el jueves frente a la Casa Rosada, para que el Gobierno, al que empresas y sindicatos criticaron por inacción, "asuma su responsabilidad en la situación", sic. El miércoles, el gremialista estalló contra el Ejecutivo, al segurar que, junto con las fábricas, "intentó imponer" (sic) el cierre de la paritaria vencida e iniciar la negociación de la siguiente con una pauta del 38 por ciento.

El viernes, Crespo llamó a trasladar el acampe de Callao al 100 a las puertas de las fábricas y convocó a una movilización el lunes en Alem al 600, frente al edificio central del Ministerio de Trabajo, donde se realizará la nueva audiencia.

Este capítulo, no obstante, parece ser un punto de inflexión. Bridgestone, que se había quedado sin materia prima el viernes mismo, anunció la suspensión de todas sus operaciones en el país sin plazo definido de reanudación. La japonesa provee a la mayoría de las pick-ups que se producen en el país. Entre ellas, la más vendida y exportada: Toyota Hilux.

Por su parte, Fate destina el grueso de su producción al aftermarket. No obstante, también es proveedor de modelos fabricados en el país, entre ellos, algunos de los autos de mayor volumen, como la rueda de auxilio del Fiat Cronos. El viernes mismo, la empresa tomó la decisión de asumir que no reanudará su actividad en breve: apagó sus calderas, la medida más extrema que se suele tomar en la industria pesada ante la inminencia de una parálisis prolongada. "No hay nadie para operar", la sencilla explicación.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios