EL COMPRADOR ES TRAFIGURA, CON LA MARCA PUMA

Mindlin vendió las estaciones de la ex Petrobras a un grupo holandés por u$s 90 millones

La operación incluye también la refinería de Bahía Blanca, la planta de lubricantes en Avellaneda y la terminal de Caleta Paula, propiedad de Pampa Energía

Tras varios meses de negociación, Pampa Energía -la firma de Marcelo Mindlin- acordó la venta de su red de estaciones de servicio, una refinería y una planta de lubricantes a la firma Trafigura. La operación se acordó en u$s 90 millones.

 

"Con el objetivo de concentrar sus esfuerzos y recursos en las áreas y negocios donde tiene su mayor potencial, Pampa Energía firmó con Trafigura Argentina un acuerdo de venta de su negocio de refinación y distribución de combustibles", oficializó ayer la compañía. Y detalló que el monto convenido incluye toda la red de estaciones de servicio, la refinería de Bahía Blanca, la planta de lubricantes en Avellaneda y la terminal de Caleta Paula.

Según informó la firma de Marcelo Mindlin, "luego de haber evaluado diversas opciones, Pampa tomó esta decisión basada en la convicción de que el negocio de refinación y distribución de combustible requiere de una mayor escala para lograr sustentabilidad y que Trafigura (uno de los mayores comercializadores de commodities y operador de más de 3000 estaciones de servicio en el mundo a través de su inversión industrial Puma Energy) cuenta con el foco y la escala adecuada para potenciar este negocio".

El cierre de la transacción está sujeto a ciertas "condiciones precedentes" a ser cumplidas en un plazo aproximado de tres meses.

La operación implica que Trafigura absorberá el 100% de la nómina de empleados, respetando las condiciones salariales, la antigüedad y los beneficios. Pampa Energía detalló que "el cambio de empleador no representará ningún cambio en las condiciones laborales ni en los acuerdos colectivos, los cuales se mantendrán vigentes y conservarán sus respectivos plazos y condiciones".

Desde la firma de Mindlin, por su lado, reiteraron que se seguirá adelante con "su ambicioso plan de inversiones, focalizando todos sus esfuerzos en los negocios centrales de la compañía".

Los activos involucrados en esta operación provienen de la compra que hace un año y medio Pampa hizo a Petrobras, por la que pagó casi u$s 900 millones. Entre otros negocios que incluyó esa compra (fue el 67,19% de PESA, con acciones en Transportadora Gas del Sur (TGS); la central térmica Genelba y la hidroeléctrica Pichi Picún Leufú, plantas petroquímicas en Bahía Blanca y Santa Fe) estaba la red de 265 estaciones de servicios que ahora pasan a manos de Trafigura, la firma de origen holandesa que bajo la marca Puma contaba con una red de 40 expendedoras bajo su bandera.

Con esta operación, Puma pasará a ser un actor con mucho más peso en el mercado argentino. De hecho, se convertiría en la cuarta empresa en ventas, con el plus extra de tener capacidad de refinación.

Puma Energy es una empresa de energía mundial con actividades de midstream y downstream integradas en 48 países de todo el mundo. Es propiedad de Trafigura y Sonangol Holdings. La primera es una firma fundada en 1920 que tuvo un crecimiento significativo en los últimos años, con ganancias de u$s 98.000 millones en 2016. Sus principales actividades de comercialización son el suministro y el transporte de petróleo y productos derivados del petróleo así como de metales y minerales.

Trafigura adquirió los derechos de la marca Puma en 1997 y en 2000, amplió su presencia en América, donde su base de activos y participación en los mercados de importación clave de la región eran cada vez mayores. Amplió luego sus operaciones downstream con la construcción de más estaciones de servicio.

Tags relacionados
Noticias del día