Turismo

Llegaron más de 80.000 extranjeros al país y prevén superar los 200.000 previstos hasta diciembre

Mientras se espera un verano récord en muchos destinos del país que dependen del turismo nacional, impulsado por el Pre Viaje, otros, como la Ciudad de Buenos Aires, siguen con baja demanda y tarifas. De qué países son los turistas que arribaron y cuáles son los destinos más elegidos por los argentinos

La Argentina recibió 80.560 visitantes extranjeros desde el 1º de octubre pasado, cuando se abrieron las fronteras para personas de países limítrofes. Pero, de ellos, 42.134 turistas arribaron desde el 1º de noviembre, en los últimos 18 días, cuando se permitió el ingreso a los visitantes de cualquier país del mundo, según datos del Ministerio de Turismo de la Nación.

Con estos números, el Ministerio de Turismo estima que se superará la previsión del ingreso de 200.000 visitantes no residentes en el país hasta el 31 de diciembre, que dejarán entre u$s 75 millones y u$s 100 millones en ingresos.

"En esta primera etapa esperamos principalmente turistas de países vecinos y de Estados Unidos. El turismo receptivo, por su generación de divisas y su dinamismo en la generación de empleo, va a ser clave para potenciar la reactivación del sector que se inició con el lanzamiento de Pre Viaje. El turismo se está transformando en un motor de la recuperación de la economía nacional", comentó Matías Lammens, ministro de Turismo de la Nación.

El número es aún bajo, pero se espera que crezca en forma paulatina con el correr de los meses y el mayor control de la pandemia a nivel global. Por caso, en noviembre de 2019 la Argentina recibió 264.400 turistas en todo el mes, mientras que en octubre de ese año, la cifra fue de 231.900 personas.

En los primeros 18 días de noviembre, desde que se abrieron las fronteras para los visitantes de todo el mundo, la mayoría de los turistas arribaron desde países vecinos. 

Como antes de la pandemia, los brasileños fueron mayoría: aportaron el 21,35% del total, seguido por los uruguayos, con el 11,24% y los chilenos, con un 9,67% de los viajeros. Muy cerca, se ubicaron los estadounidenses, con un 9,08% y, más abajo, paraguayos (5,65%), españoles (5,45%), venezolanos (5,05%), colombianos (4,6%) y franceses (3,4%), según datos del Ministerio de Turismo.

Del total, el 46,6% ingresó a través de Ezeiza, el 15%, por Aeroparque; el 10,6%, al cruzar el Puente Internacional Tancredo Neves (que une Puerto Iguazú con la brasileña Foz), en tanto que un 7,6 % arribó a través de barcos por el Río de la Plata, desde Uruguay.

Si bien el turismo interno creció con fuerza, impulsado por el Plan Pre Viaje y el encarecimiento de los viajes al exterior para los argentinos, y se espera un verano récord en muchos destinos de turismo nacional, otras ciudades, que dependen del arribo de extranjeros, de viajeros corporativos y de reuniones y congresos, continúan muy afectadas, como Buenos Aires.

Bajan hasta 60% los precios de pasajes internacionales: a qué destinos

"Los destinos que dependen más del turismo nacional que del internacional van a tener un verano similar a pre pandemia. Pero otros, como la ciudad de Buenos Aires, Misiones o Santa Cruz, que dependen más de los visitantes internacionales, corporativos, por reuniones u ocio, están mucho más complicados", advirtió Roberto Amengual, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT).

El empresario precisó que Misiones depende un 39% de los visitantes internacionales; Santa Cruz, en un 58%, la Ciudad de Buenos Aires, en un 51%, mientras que Tierra del Fuego, en un 48%. "De todos modos, Tierra del Fuego trabajó bastante bien desde mitad de año y ya empezó a recibir cruceros, que son muy importante para Ushuaia, si bien perdió a dos compañías que decidieron operar desde Chile", aclaró Amengual.

Al respecto, Aldo Elías, vicepresidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), destacó que "en muchísimos destinos, van a vivir la mejor temporada en muchos años. Este verano para muchos será mejor que la temporada de 2019, no sé si al nivel de 2020, antes de la pandemia, cuando con la devaluación tras las PASO de agosto de 2019 y el impuesto PAIS, al asumir el nuevo Gobierno, se encarecieron mucho los viajes internacionales y los destinos locales explotaron, vivieron un récord. Pero siguen faltando los extranjeros, que recién están llegando. Y algunos destinos claves del país, como Buenos Aires, aún están lejos de esa reactivación", advirtió.

En general, los destinos con mayor demanda nacional pudieron ajustar sus tarifas al ritmo de la inflación. Sin embargo, otros, que dependen más de los extranjeros, no pudieron hacerlo, al ser mayor la oferta disponible a los viajeros, como Buenos Aires.

"Buenos Aires tiene un 30% de ocupación hoy, con el 30% de los hoteles cerrados todavía. Las tarifas son bajas, cobran lo que pueden porque hay poca demanda. Lo mismo pasa en la mayoría de las capitales de provincias que trabajaban mucho con congresos y viajeros corporativos, como Córdoba y Tucumán, además de Rosario y Comodoro Rivadavia. Están muy golpeados. En cambio, en la Costa Atlántica, por ejemplo, donde hay mucha demanda, las tarifas se pudieron ajustar mucho más", comentó Elías, de la CAT.

Pese al fin del cepo aéreo, no están aprobados los vuelos internacionales a partir de enero

Al respecto, Amengual aclaró que varía mucho según el destino. "La mayoría ajustó por debajo de la inflación. Iguazú, por ejemplo, está recuperando un poco su tarifa ahora, con la mayor apertura, estaba muy desactualizada. En Buenos Aires se incrementó la tarifa apenas 11% en dos años, muy por debajo, porque aún no hay demanda. En cambio, en la Costa es donde más se actualizó".

Los más demandados en verano

La Costa Atlántica es la que mejor posicionada está, a un mes y medio de enero: algunos de sus destinos ya superan el 80% de reservas hoteleras, con Mar del Las Pampas, Cariló, Pinamar y Valeria del Mar, en ese orden, como destinos de mayor ocupación de cara al verano, según datos de la AHT, que nuclea a establecimientos de cuatro y cinco estrellas.

"También se espera un muy buen verano en Mendoza, Bariloche y Salta, aunque aún las reservas no son tan altas, porque esos destinos suelen reservarse con menor anticipación. Mendoza y Bariloche tienen poco más del 40% de reservas para el verano, pero esperan una alta ocupación, porque vinieron trabajando bien este último tiempo. Lo mismo en Puerto Madryn. Por el momento, cuenta con el 45%, pero prevé llegar al 80%. También las sierras de Córdoba tendrán una buena temporada, no así la capital provincial", precisó Amengual.

De acuerdo a datos de Despegar, Buenos Aires, Iguazú, Bariloche, Mendoza y Ushuaia se encuentran entre los cinco destinos más elegidos a través de la agencia. Desde el sitio de reservas hoteleras Booking, también mencionan, además de a Bariloche y Ushuaia, a San Rafael (Mendoza), Cariló, San Martín de los Andes (Neuquén), Sierra de la Ventana y El Chaltén (Santa Cruz).

Tanto Amengual como Elías coinciden en las razones del pronóstico optimista para este verano en los principales destinos de turismo nacional.

En primer lugar, el Plan Pre Viaje impulsado por el Ministerio de Turismo de la Nación dio sus frutos, incentivando a más argentinos a inclinarse por elegir destinos locales. Además, claro está, en un contexto de pandemia, los viajeros prefieren no viajar lejos.

Pero también, y sobre todo, por los precios: para vacacionar en el exterior no sólo hay que pagar dos impuestos sobre los gastos en moneda extranjera, el 30% del Impuesto País y el 35% del tributo AFIP, a cuenta de Ganancias, sobre el dólar oficial, o comprar a un alto costo el dólar Blue.

Es decir, ante el alto costo de vacacionar fuera y el incentivo del Plan Pre Viaje, que devuelve el 50% de las compras en hoteles o pasajes en crédito para utilizar en el destino o luego, la mayoría se inclina por descansar en tierras argentinas.

"El Pre Viaje ayudó mucho, no sólo incentivó el turismo nacional frente al internacional, que hoy es mucho más caro para los argentinos, sino que además fomentó la formalidad", aclaró Amengual.

Ambos empresarios destacaron la necesidad de recuperar la conectividad aérea, para que las ciudades puedan recibir más vuelos internos y la Argentina, más internacionales, y que eso impulse, asimismo una baja en los precios de los pasajes. 

De hecho, ya en noviembre comenzó a notarse en los sitios de reserva una creciente disminución en las tarifas, de hasta un 60% frente a junio, ya que la mayoría de las aerolíneas incrementó frecuencias y otras, que habían suspendidos vuelos, regresaron al país.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios