La generación con más experiencia, pero que las empresas no quieren contratar: por qué el 70% rechaza a los mayores de 55

En contramano del aumento de la expectativa de vida, las compañías se resisten a tomar adultos mayores. La situación se replica en otros países de la región. Los factores que esgrimen las organizaciones

En esta noticia

Casi el 70% de las empresas se opone a contratar a empleados mayores a 55 años. El 68% de los especialistas en recursos humanos de la Argentina no tomó a ninguna persona de más de esta edad en el último año, lo que equivale a que menos de tres de cada 10 buscó perfiles de este rango etario en los últimos 12 meses. Aunque son la generación con más experiencia en el mercado laboral, las compañías los rechazan.

Así lo reveló un informe que llevó a cabo el portal de empleo Bumeran, que evaluó a 234 especialistas de la región -53 de la Argentina, otros 53 de Ecuador, 30 de Panamá, 23 de Chile y 75 de Perú- con el objetivo de analizar la contratación en este segmento excluido.

La edad del empleado, determinante a la hora de contratar

El relevamiento sacó a la luz que el 55% de los 'caza talentos' tiene en cuenta la edad en la selección de un colaborador. No obstante, en las búsquedas laborales, el 62% no indica el rango etario solicitado en los avisos que difunde al respecto. Solo el 23% lo hace y un 15% lo detalla en algunos casos, en una coyuntura en la que los prejuicios pesan en la decisión y en la que se estima existen 800.000 personas de esta franja buscando reinsertarse.

En cuanto al panorama local, el estudio de Bumeran destacó que del 32% que contrató a trabajadores mayores de 55 en el último año, apenas un 4% tomó a alrededor de 20 personas de esta edad, en tanto un 2% incorporó a menos de 10 y un 26% sumó a sus filas a menos de cinco.

Aunque el rechazo es más visible en esta franja etaria, tiende a bajar la edad de contratación, por lo que muchas empresas se rehúsan a poner en su fuerza laboral también a mayores de 45 años. Tan es así que el 28% de las compañías no contrató a personas de más de esta edad en el último año, de acuerdo al informe citado. 

La mayoría de las empresas argentinas (un 53%) no tienen a ningún empleado de más de 60 años.

Del 72% que sí lo hizo, el 40% incorporó a su plantel menos de cinco talentos. Solo un 13% sumó a más de cinco, mientras que un 9% añadió a menos de 10 y un 4%, a más de 10. Apenas un 4% tomó a más de 20 y nadie respondió que contrató a más de 30 personas mayores de 45. En contraposición, si se trata de talentos jóvenes, la tendencia cambia: solo el 4% no tomó a ningún menor de 30 años en el último año.  

Las empresas prefieren a los talentos jóvenes

La problemática se observa de forma generalizada. Dado que las mayores posibilidades de insertarse y desarrollar una carrera se concentran en el rango que va de los 20 a los 49 años, el mercado de trabajo en su conjunto tiende a expulsar a los mayores de 50. En ese sentido, la mayoría de los talentos de las empresas del país tienen entre 30 y 40 años y el 53% respondió que ninguno tiene más de 60.

El escenario contrasta con el progresivo crecimiento de la expectativa de vida a nivel global. En 1960, era de solo 53 años, de acuerdo al Banco Mundial. Pero un informe presentado por la consultora Mercer en Davos 2020 estimó que para 2030 habrá más de 200 millones mayores de 65 años que seguirán activos laboralmente.

El mercado de trabajo tiende a expulsar a los mayores de 50, dado que las oportunidades laborales se concentran entre los 20 y 49 años.

Las empresas reconocen como escollo principal la dificultad que presentan los adultos en reconvertirse, teniendo en cuenta cada vez más el dinamismo que requieren y la versatilidad en las funciones que necesitan suplir en un contexto de negocios cambiante y de transformación digital.

Al respecto, el 19% sostiene que la edad es determinante cuando el talento puede hacer que no se integre al equipo, mientras que un 10% confiesa que lo es cuando la cultura de la compañía fomenta el empleo joven. Otro 10% considera que ocurre cuando no se adquiere el manejo necesario de herramientas digitales para adaptarse y un 5% afirma que sucede cuando la persona no tiene la flexibilidad o la energía que demanda el puesto.

En este marco, una investigación de la filial local de Adecco, en base a la participación de 3100 argentinos, coincidió en que el 75% de las compañías no cuenta con políticas de inclusión de mayores. "Como consecuencia, se generan ideas erróneas de que los más grandes no tienen conocimientos digitales, que no soportarían tener un jefe más joven y que se resisten a los cambios o aspiran a sueldos altos", apuntó Alexandra Manera, directora de Recursos Humanos para Adecco Argentina y Uruguay, sobre los sesgos predominantes.

En la Argentina, el 75% de las compañías no cuenta con políticas de inclusión de personas mayores de edad.

Entre los highlights del informe, resaltan expresiones como "las empresas consideran que los mayores de 45 ya son obsoletos", "prefieren talentos juniors para ahorrarse costos salariales", "creen que no son capaces de abrirse" y "quieren personas que se adapten a su modelo". 

"Es común ver en los avisos de empleos la condición 'hasta 45 años', un límite tan discriminador y condicionador como la nacionalidad, el talle de ropa o la identidad sexual. La tarea que tienen las empresas hoy es rever sus políticas de inclusión en todo sentido: cuando hablamos de no discriminar se debe pensar en los rangos etarios y quiénes quedan excluidos", consideró la ejecutiva.

Otros países tampoco quieren tomar a empleados mayores de 50 años

Al igual que en la Argentina, la situación se refleja en los otros mercados laborales encuestados por Bumeran: la mayoría de los reclutadores tampoco tomó a ninguna persona mayor de 55 años en el último año en Ecuador, donde el rechazo llegó al 74%. Si bien los demás países relevados se encontraron por debajo de la Argentina, Perú y Panamá reportaron un 53% de aversión, en tanto Chile mostró un 52%.

Así, existe una coincidencia entre la respuesta de los especialistas locales con los de países participantes de la muestra: el 70% de los chilenos y los panameños tiene en cuenta la edad en el proceso de selección de un talento, mientras que en Ecuador la cifra llega al 66% y en Perú, al 65%.

La mayoría de los reclutadores de otros países de la región tampoco tomó a ninguna persona mayor de 55 años en el último año.

"La diversidad de voces es un valor fundamental de la cultura empresarial. Los equipos plurigeneracionales aportan miradas diferentes sobre la realidad y las tareas que hay que resolver a diario. Y eso no solo genera un ambiente laboral inclusivo, sino que también impacta en la productividad de las organizaciones", explicó Federico Barni, CEO de Jobint, empresa dueña de Bumeran, sobre la importancia de que se desarrollen iniciativas que vuelvan a poner en agenda la relevancia del empleo en los mayores y reconozcan las habilidades que pueden aportar estos talentos.

Temas relacionados
Más noticias de Bumeran
Noticias de tu interés