DE LUJO

Jeep Renegade: el plan '4x4' de Stellantis para adaptar precios y volúmenes pese a cepo, dólar e impuestos

Stellantis lanzó el nuevo Jeep Renegade 2022, que se fabrica en Brasil. Qué estrategia definió Martín Zuppi, titular de Fiat, Jeep y RAM en Stellantis Argentina, para mitigar una brecha de precios entre versiones que, dice, es "ilógica" por el impuesto a los autos de lujo. Los planes para el Fiat Cronos y Peugeot 208 en 2023

Martín Zuppi, presidente de Fiat, Jeep y RAM en Stellantis Argentina, suele distinguir realidad de problema. Realidad es lo dado, aquello que uno no puede cambiar, explica. El contexto, por ejemplo: para la industria automotriz, hoy restringido por el cepo, que limita la oferta de productos por el cada vez más férreo control de importaciones, y la carga tributaria, uno de cuyos mayores lastres es el llamado "impuesto al lujo", que, a partir de septiembre, afectará a todo coche con precio de venta al público por ligeramente por encima de los $ 5 millones.

Considera problema, en cambio, a todo aquello cuya solución depende de uno. Y, en ese sentido, el ejecutivo afinó el lápiz para el lanzamiento de la nueva Renegade, producto emblema de la fusión entre Fiat y Chysler de la última década. Por un lado, recalculó volúmenes. Y, por otro, definió precios con una ecuación financiera en la que ajustó márgenes hasta el mayor punto posible.

"Resignamos un poco de rentabilidad. Dejamos las dos versiones sport (manual y automática) por debajo del impuesto interno. Pero, para las otras dos, no nos daba el margen", dice, en relación a las cuatro opciones -Sport 1.8 MT y AT; Longitude AT6 y Trailhawk AT9- de la nueva generación del vehículo que, en 2021, con más de 7000 unidades, aportó el 62% de los patentamientos de la marca, según datos de la Asociación de Fábricas de Automotores de la República Argentina (Acara).

Zuppi proyecta 700 unidades mensuales del nuevo Renegade; para eso, Stellantis concentrará en este modelo el 80% de las importaciones de la marca

Las dos versiones con motor 1.8 salieron con un precio de lista al público que roza los $ 4,3 millones. En cambio, las otras dos, alcanzadas por el impuesto, se lanzaron a $ 6,9 millones y $ 7,5 millones, respectivamente. Un salto mínimo del 61 por ciento.

"Esa brecha es ilógica. Si fuera por el equipamiento, debería ser de $ 1 millón, que es la diferencia de prestaciones de un motor 1.3 turbo, muy superior a un 1.8. El impuesto interno es distorsivo", explica Zuppi.

En Brasil, la diferencia entre las versiones 1.8 y las siguientes en la gama es de 24.300 reales, un 17% del precio y algo más de $ 450.000 al tipo de cambio oficial.

La realidad del mercado argentino también forzó a recalcular volúmenes. Fabricado en Pernambuco, Brasil, desde su primera generación, lanzada en 2015, Renegade es la bandera de la adquisición de Chrysler por parte de Fiat. Continuará siendo el ícono de la marca. "Hasta fin de año, el 80% de lo que importemos para Jeep será Renegade. Le vamos a dar mucha fuerza al producto. El volumen depende siempre de la importación, de si tenemos problemas, o no, con la balanza comercial. Con los números actuales, estamos trayendo unos 900 Jeep al mes. De eso, 700 serán Renegade", calcula.

Más Cronos y 208: cuántos autos se fabricarán en Córdoba y Palomar el año próximo

Stellantis, el gigante automotor que nació con la fusión de FCA (Fiat-Chrysler) y PSA (Peugeot, Citroen y DS), es la automotriz líder del mercado local. En los primeros siete meses, patentó 76.169 unidades de todas sus marcas, 19% más que un año antes. Conquistó una participación de más del 30%, en un mercado que creció 2 puntos, a 248.532 ventas al público. Jeep cayó 11,7%, a 6249 matriculaciones. Las de Renegade, influidas por el efecto "nuevo modelo", retrocedieron 17%. Las de Compass, el otro producto fuerte de la marca, lo hicieron casi el 21.

Los motores que más empujan ese crecimiento son sus productos nacionales, los dos autos más vendidos del país: el Fiat Cronos, fabricado en Córdoba (25.600 patentamientos acumulados a julio), y el Peugeot 208, hecho en Palomar (15.300, casi 800 unidades por encima de las que acumuló la pick-up Toyota Hilux). Esa performances les permite a Stellantis seguir con sus planes de producción.

"Estamos sosteniendo el volumen que teníamos previstos: 160.000 unidades, entre 85.000 Cronos en Córdoba y 75.000 unidades en Palomar (el 90% es 208)", describe Zuppi. En 2021, fueron 120.000. "Toco madera", dice, en relación a si las, en sus palabras, "balas que pasan por el costado" -falta de insumos por escasez de dólares, de semiconductores por crisis global, de neumáticos por un conflicto gremial que cumplirá tres meses esta semana- forzaron a interrumpir en algún momento. Sí, en cambio, reconoce frenos de en la aprobación de SIMI durante julio. Atribuye esas demoras al inusual desfile de funcionarios en el último mes y medio.

"Nuestro objetivo en 2023 para Córdoba, que exporta el 55%, casi todo a Brasil, es 90.000 unidades o algo más. En Palomar, donde el mix de 208 es 50-50 entre mercado interno y exterior, es poner un ocho delante: ver si llegamos a 80.000. Alcanzaríamos 170.000 entre las dos plantas", proyecta.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios