Humanos vulnerables: nadie se resiste a la manipulación emocional de un robot

¿Quién admitiría ser vulnerable a los deseos de una máquina? Probablemente, muy pocos. Sin embargo, según un estudio, las personas son muy susceptibles a los pedidos de un robot y sobre todo a los de estética más humanizada.

Si algo le faltaba a los seres humanos era un tipo de manipulación emocional desconocida hasta ahora y aparentemente irresistible: la cyborg. Un equipo de investigadores de la Universidad de Duisburg-Essen, en Alemania, probó que las personas son susceptibles a los pedidos de un robot y sobre todo a los más humanizado. Las máquinas condicionan el juicio de las personas y las hacen proclives al sometimiento.

La revista PLOS ONE publicó un artículo que describe un experimento que realizaron 89 voluntarios humanos en interacción con máquinas. A esas personas se les pidió relacionarse con con un robot Nao con la premisa de ayudarlo a ser más inteligente. Al final de la interacción, explica el artículo, un investigador le pidió a los voluntarios que apagaran el robot. En ese momento, el robot les ruegue que por favor, no lo haga.

Pero la solicitud de permanecer encendido no se limitó solo a la voz. El robot también demostró acciones corporales para reforzar su pedido.

Los investigadores, encabezados por Aike Horstmann, señalaron que algunos voluntarios sirvieron solo como controles: se les pidió que apagaran el robot sin el ruego del aparato, y lo hicieron sin dudar. Hubo 43 voluntarios que se enfrentaron a la decisión de cumplir con la solicitud de los investigadores o la del robot, de los cuales 13 eligieron prestar atención a los deseos del robot. Todos los demás tardaron más en apagar el robot que los que estaban en el grupo de control.

El estudio determinó que los humanos tienen una tendencia tan fuerte a antropomorfizar los robots que cae como presa de su manipulación emocional, los consideran algo así como "objetos vivientes". También señaló que el tipo y la duración de la socialización antes del pedido de apagar el robot no tendrían impacto con respecto a la decisión que toman los voluntarios pero sí, hacen más lento el final. Esto se observa en que quienes habían recibido señales amistosas o inteligentes de los robots durante la interacción anterior, tardaban tres veces más en apagarlos.

Para quienes no son expertos en robots, la semejanza estética de algunos con los humanos los divide en categorías. Como muestra la imagen, robots son todas las máquinas que pueden realizar acciones complejas, programadas y limitadas. Otros son los autómatas, robots con cierto grado de autonomía para sus funciones. Los humanoides ya son máquinas basadas en la figura humana mientras que los cyborgs están hechos de compuestos orgánicos y biomecatrónicos. A diferencia del humanoide, los androides buscan parecerse lo más posible a los humanos, tanto que pueden llegar a no distinguirse. Por último está el robot Mecha, una máquina controlada por un humano, generalmente tripulado.

Tags relacionados