EXPERTO

La fórmula secreta que trajo un gurú de Israel a Argentina para convertirla en el próximo Silicon Valley

Nir Tsuk, especialista en emprendimientos, visitó el país y reveló la receta de Israel, el país que se convirtió en el segundo ecosistema más grande y que las empresas argentinas pueden adaptar a la realidad local para crecer en medio de la crisis

Un gurú de Israel trajo a la Argentina la receta secreta para convertir al país en el próximo Silicon Valley, o al menos resistir a la crisis de la mano del  emprendedurismo. Se trata de replicar la fórmula israelí, un país que logró superar sus propias limitaciones y se convirtió en el centro de start ups de Medio Oriente, un ejemplo del que la Argentina puede tomar lecciones, aplicando soluciones concretas a retos que se presentan. 

Sobre este tema dialogó en exclusiva El Cronista con Nir Tsuk, referente israelí del mundo emprendedor, profesional con más de 25 años de experiencia en el sector. Fue fundador de la filial de Israel de Ashoka, la organización de emprendimientos sociales más grande del mundo; y profesor en Universidad Hebrea de Jerusalén y Kings College de Londres. Como académico distinguido con un doctorado de la Universidad de Cambridge, recientemente lanzó el Institute for Impact and Intrapreneurship en Universidad de Nueva York.

Casi la mitad de las empresas tiene dificultades para contratar a jóvenes: por qué

Cuáles son los mayores desafíos para las empresas familiares argentinas

El experto visitó la Argentina y brindó una disertación en la sede de Grupo Insud a miembros de la industria biotecnológica, en la que participaron representantes de la Embajada de Israel en el país, integrantes de la Cámara Argentina de Biotecnología y del directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), y ejecutivos de empresas como Insud, mAbxience, Denver Farma, Inmunova, Elytron Biotech y Nanotransfer, entre otras.

Durante su ponencia, el especialista dio algunos datos para dimensionar el impacto que tiene Israel en el mapa mundial de los negocios. Según el Centro de Investigaciones (IVC), con Tel Aviv a la cabeza, es el segundo ecosistema emprendedor más grande del mundo, detrás del californiano, y el de mayor cantidad de start-ups per cápita. Ocupa el tercer puesto de empresas que cotizan en Nasdaq, luego de los Estados Unidos y China.

Tiene 9358 firmas de tecnología activas, 2845 inversores y casi 429 incubadoras y aceleradoras, con 71 unicornios, denominación que reciben las compañías que alcanzan una valuación de mercado superior a u$s 2000 millones. El año pasado, el monto invertido en proyectos en crecimiento fue 10 veces mayor al volumen de 2016 y representó el 80% del total desembolsado en empresas nacionales.

Cuna de la innovación, muchos Estados se esfuerzan por replicar el modelo de esta pequeña nación, considerada un caso de estudio. Copiar su fórmula del éxito parece ser una utopía. Sin embargo, admite reproducciones adaptadas a la realidad particular, que sirven de inspiración para surfear momentos complejos como el local. Y ese es el mayor aprendizaje que el país puede tomar de Israel, donde nacieron el otrora popular chat ICQ y el servicio de mapas Waze, que luego fue vendida por u$s1000 millones a Google, entre otras empresas pioneras en sus rubros.

Para Nir Tusk, la clave es pensar en soluciones concretas a desafíos que se presentan a diario.

Qué pueden aprender de israel emprendemientos de la Argentina  

Para el especialista, "este es el mejor momento de la historia para innovar". Tsuk fundamenta su afirmación en una diferenciación que hace sobre los conceptos de innovación y disrupción. "En 'tiempos normales', prima la búsqueda de la disrupción. Pero en contextos como este, donde la transformación digital se acelera vertiginosamente y se necesita un cambio urgente, no hay tiempo para pensar en algo superlativo que rompa con todos los paradigmas", explica. 

En ese sentido, el gurú israelí sostiene que la clave para todo aquel que busca emprender hoy es diseñar soluciones concretas a desafíos que se presentan a diario. Problemas que están a la "vuelta de la esquina" y demandan respuestas rápidas. "Pensar en el próximo Amazon, Tesla o Uber -compañías que significaron un antes y un después en sus industrias- es sexy. Pero estamos rodeados de muchos retos como para darles la espalda. Se trata de hacer las cosas un poco mejor. El primer paso es identificar una problemática recurrente", describe.

Pensar en el próximo Amazon, Tesla o Uber -compañías que significaron un antes y un después en sus industrias- es sexy. Pero actualmente estamos rodeados de muchos retos como para darles la espalda.

Y para eso asegura que no hace falta crear una solución de cero. "No hay que inventar algo completamente diferente a lo que ya existe. Se pueden tomar ideas de otros mercados y replicarlas, testéandolas y mejorándolas. Podemos aprender de cómo otros lo hicieron, estudiando sus puntos fuertes y sus errores. La adaptación es la fórmula", resalta. 

Consultado sobre los desafíos locales y la dificultad en el acceso al financiamiento que implica lanzar un negocio, Tsuk asegura que se trata de una barrera que muchos entrepreneurs se autoimponen. "Si bien es cierto que en economías inestables se suman retos adicionales, no solo tiene que ver con el dinero. Lo más importante es presentar una idea aplicable y escalable. Si la propuesta es buena, los fondos llegarán eventualmente", destaca.

Rescatar elementos de la experiencia israelí implica usar el ingenio y lo que Tsuk llama "el arte de la combinación". Puso como ejemplo el uso estratégico que se le dio a unos insectos que habitaban el muro de la Franja de Gaza y contenían sensores como parte del sistema defensivo delineado. Con una utilización similar, se emplearon en el campo de la agricultura, para detectar plagas en plantaciones de dátiles.  

Así lo hicieron también varios de los líderes empresarios más famosos de ese país, que fueron creativos ante la escasez de recursos, lo que moldeó, en buena medida, el carácter emprendedor de Israel, que en 2021 invirtió un 5,4% de su Producto Bruto Interno (PBI) pér cápita, equivalente a u$s 44.214, para vencer sus barreras e ir más allá de las fronteras.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día