ESTE MES SE INICIAN DESALOJOS, APELACIONES POR C NONES NO ACTUALIZADOS Y SUBASTAS

Concesiones del Hipódromo bajo la lupa: alquileres irrisorios, deudas y telenovelas

El Tattersall y Tribuna Plaza explotan predios públicos, según registros de la Aabe, sin pagar cánones; y una Fundación subalquila su predio para filmar series de Polka

Hay una zona, que incluye 10 concesiones de predios públicos, que está en este momento en la mira de la Agencia de Bienes del Estado (AABE). La entidad que encabeza Ramón Lanus comenzó un minucioso trabajo de revisión de los cánones pagados en todos los espacios, para regularizar situaciones que consideran abusivas, y el Hipódromo de Palermo es uno de ellos. En ese predio de 56 hectáreas, propiedad del Estado Nacional, hay 10 espacios asignados a diferentes organizaciones queocupan unos 30.000 metros cuadrados. Tres de ellos con graves problemas frente al Estado.

El caso más destacado es el del famoso Tattersall, una historia que comenzó en 1994, cuando Lotería Nacional firmó un contrato de locación con la Asociación Argentina de Fomento Equino (AAFE), por el Tattersall y el Museo de Hipología, con una duración de 10 años y un canon que entonces se fijó en $10.400 a revisarse cada tres años. Como la AAFE no tenía fondos suficientes para pagar el canon, generar las actividades adicionales y establecer las refacciones necesarias, en 1997 la entidad acordó la concesión el uso del predio completo a la firma Tattersal de Palermo S.A., a cargo de Jorge Héctor Bernstein.

Según fuentes de la AABE, en seis meses Bernstein acondiciono el edificio como un salón de fiestas y eventos, y por medio de una autorización judicial se le permitió explotarlo, aun sin el permiso de la Ciudad. En 2003, tras varios juicios se dictó un acuerdo de mediación, todos los contratos se dieron de baja y se firmaron nuevos con bajísimo importes considerando que se encuentran en una de las zonas mejor cotizadas de la ciudad, $3200 mensuales, por ejemplo.

Lotería intentó en 2005 aumentar los valores, pero la AAFE y Tattersall de Palermo se opusieron, con lo que al año siguiente se resolvió rescindir el contrato e iniciar demandas de desalojo y ejecución de alquileres. Recién en 2015 y tras varias instancias, se celebró un nuevo contrato de locación hasta 2020 por el que Tattersall abonaría un canon de $333.250. Según los datos que constan en el registro de la AABE, hace más de un año que esos montos no se pagan. La entidad prepara su contraofensiva.

El mismo concesionario tiene problemas para otro predio de la zona. En 1999, se concesionó a la firma Times Square, el inmueble donde se encuentra la Tribuna Popular N° 2 del Hipódromo. El contrato tendría una vigencia de veinte años, con el objetivo de recuperar los espacios de la tribuna. La firma ofreció un canon fijo mensual de u$s 55.422, y como capital a invertir construiría un complejo edilicio por poco más de u$s 12 millones.

Los registros oficiales muestran que Times Square no abonó los cánones a los que se había obligado ni construyó las obras. El Estado inició una demanda de desalojo por falta de pago, incumplimiento contractual y cera de u$s 2,5 millones de deudas.

Pero en los últimos años, el caso de dio vuelta. La firma demandó a Estado por daños y perjuicios de la rescisión del contrato de concesión y obtuvo una medida cautelar para seguir funcionando. El juzgado Contencioso Administrativo Federal N °9, estableció que el plazo de vigencia de la concesión a Time Square de 20 años comenzará a computarse desde que quede firme la sentencia. En todo este tiempo, según los registros oficiales, la firma nunca pagó canon, ni deudas y según dictó la Justicia (un fallo hoy apelado por el Estado) se pagará u$s 55.422 también pero recién desde el momento en que la sentencia quede firme, una fecha incierta.

El último caso emblemático es el de la Fundación Liliana Voto, que ocupa un predio otorgado bajo un contrato de Comodato sin cargo desde hace casi dos décadas para promover y proteger la salud de la mujer y el niño. La AABE verificó que el inmueble estaba siendo utilizado para una filmación cinematográfica y de telenovelas de conocidas productoras, un uso diferente al autorizado. El contrato fue revocado y este mes la Fundación deberá desocupar el inmueble.

En la zona del Hipódromo hay también un terreno libre muy demandado y cotizado. Aun no tiene fecha pero será subastado en breve.

Tags relacionados