Palabra de CEO

El pedido de Camuzzi Gas para salir de la frágil situación por la que atraviesa la empresa

María Tettamanti, número uno de la empresa distribuidora de gas, detalla la situación de la compañía y del sector y cuenta qué necesitan para operar

No fue un año fácil para la número uno de Cammuzzi Gas, aunque es realidad que comparte con muchos otros sectores en la Argentina. La empresa que lidera es parte de un sistema encargado de proveer gas natural a todos los hogares del país, en el caso de Camuzzi Gas Pampeana y Camuzzi Gas del Sur exactamente a 2,1 millones. Y, justamente ese rol esencial como compañía de prestar un servicios público es lo que trata de transmitir a sus colaboradores.

Sin embargo, dentro de este sistema, a diferencia de los productores de gas, las empresas transportistas y distribuidoras aún esperan la revisión integral de tarifas que los ayude a recomponer sus ingresos y volver a hacer inversiones. "Hoy nuestros ingresos no cubren los costos. Es indispensable una recomposición y eso es lo que le estamos pidiendo al Estado", remarca María Tettamanti, su directora general en charla con El Cronista donde detalla la situación de su empresa y del sector.

Un fuerte jugador del agro comenzará a producir y exportar el nuevo producto 'estrella'
Con una millonaria inversión, Bimbo vuelve a apostar por la Argentina, su nueva estrategia, ¿llegan los Takis?

-¿Cómo terminan el año desde el negocio?

-A nadie le escapa que estamos terminando un año con una inflación del 100%. Pero, además, desde abril de 2019, último ajuste de tarifas, hubo aumentos superiores al 300% y el ajuste de tarifas estuvo, según las distribuidoras ya que no fue en todos los casos igual, entorno al 80%. Entonces, claramente este año la aceleración de la inflación acentuó el atraso de las tarifas en términos reales y eso es algo que nos complica enormemente. Hoy tenemos todos los ingresos de la distribuidora destinados a pagar gastos de operación o sueldos y queda muy poco margen para hacer las inversiones mínimas en seguridad y confiabilidad que las vamos a hacer pero a costa de tomar deuda comerciales, o sea con proveedores de gas.

Entonces, en términos de negocios, el año fue muy difícil y esperamos que, ya a inicio de 2023, tengamos algún otro ajuste tarifario que nos permita transitar el año de manera razonable porque las perspectivas también indican que va a ser un año de alta inflación. No podemos mantener las tarifas en términos nominales como las actuales y transitar otro año con un 100% de inflación.

-¿Saben cuántos de sus usuarios pidieron el subsidio?

-El Enargas nos informe los que pidieron y a los que se les quita. Y frente a un porcentaje que le gobierno esperaba rondara entre el 10% y el 15% de la gente que iba a pasar al segmento de los que perdían el subsidio, estamos en valores de entre 37% y 39%, según la distribuidora. Tenemos porcentaje de gente que perdió el subsidio más alto de lo que se esperaba. Igual siempre hay correcciones porque no se cerró la posibilidad de anotarse.

Las tarifas que Camuzzi les cobra a los usuarios finales tienen tres componentes: gas, el precio del productor, el transporte y la distribución la que me da mí los ingresos para poder operar. Hoy no tiene subsidio ni el transporte, ni la distribución. El productor cobra el precio que acordó en la licitación del Plan Gas, una parte la cobra del usuario final a través de la distribuidora y otra parte del Estado Nacional como un subsidio. Cuando el Estado quiere bajar los subsidios de una forma segmentada lo que hace es hacer que algunos de los usuarios van pagar el precio del gas a un valor más alto. Va a pagar un poco más el usuario final y un poco menos el Estado Nacional. Ahora, a las distribuidoras no le aumenta con eso lo que reciben. Y lejos de eso, nos termina perjudicando porque nosotros tenemos costos que están asociados al precio del gas en boca de pozo. Por ejemplo, el gas no contabilizado que es un gas que uno utiliza en la operación, lo de escapes, hurtos. Cuánto más usuarios pierden el subsidio, más alto es el precio del gas que yo voy a pagar a los productores. Yo con el mismo ingreso de distribución tengo que hacer frente a más costos.

Nosotros manifestamos la necesidad de un incremento de ingresos, después si el Estado define si bien a través de tarifas o a través de subsidios es una decisión que el Estado

-¿Y ustedes tienen que hacer frente a los usuarios que creen que la empresa que les manda la factura es la que gana con la baja de subsidios?

-Exactamente. Y también yo voy a tener más costos de comisiones por cobranza. Si antes tenía una factura de 10 y ahora de 12 yo pago comisiones por 12 no por 10 cuando ese incremento no es para mí sino para pagarle al productor. Por eso es que nosotros vemos indispensable que cuanto antes nos hagan una actualización tarifaria de lo que son los ingresos propios de las distribuidoras.

-Me imagino que este pedido ya lo habrán hecho, ¿en qué etapa están?

-Sí, las empresas reguladas tanto transportistas como distribuidoras estamos empezando a hablar con el Enargas que, por decreto 1020, tenía plazo hasta diciembre para terminar la nueva revisión tarifaria y por el avance que tuvo el tema vemos que no va a suceder. Con lo cual no teniendo una nueva tarifa que surja de una revisión integral necesitamos igual una nueva tarifa que, al menos, surja de una revisión transitoria, una tarifa más alta que la que hoy tenemos. Y necesitamos que sea a inicios de 2023. Y el ajuste que pedimos es solo pensando en no deteriorar más la situación.

El Estado tiene que tener en claro que tiene que resolver el problema de toda la cadena del gas natural. Los productores tiene resuelto el tema con el Plan gas, falta resolver el transporte y la distribución. Pero como todo sistema a las distribuidoras les sirve que le vaya bien al productor y a los productores le tiene que servir que a la distribuidora le vaya bien para que le pueda pagar el gas e incorpore más usuarios a la red. No sirve que a un eslabón de la cadena le vaya bien y a los otros no. Nunca podemos dejar a uno de los eslabones en situación endeble porque indefectiblemente termina pegando en el resto de la cadena.

Y si hay algo que debió aprender la sociedad argentina y se vio más gráfico en los productos y en alimentos es que la fijación de precios máximos no funciona porque son precios que no te cubren los costos. Qué pasa con los productos que tienen un precio máximo, vas a la góndola y no hay. La fijación de tarifas, el atraso tiene un mismo efecto: hace que la distribuidora tenga que necesariamente dejar de hacer cosas, por ejemplo, hacer una expansión de su sistema e incorporar nuevos usuarios y limitar las inversiones a los que seguridad de confiabilidad.

-¿Por qué el Estados comenzó con el productor?

-La reacción fue primero con el productor porque el efecto de fijar un precio máximo y la escasez subsiguiente se vio rápidamente en la caída de la producción en 2020 y a fines sale el Plan gas. El efecto en el trasporte y la distribución se empieza a ver o porque no podes incorporar más usuarios o porque las distribuidoras se empiezan a endeudar con los productores de gas. Ahí es evidente que los recursos no alcanzan.

-En el caso de ustedes, ¿tuvieron ya que frenar planes de expansión?

-Sí, ya en 2021, 2022 y para 2023 no estamos haciendo inversiones en expansión del sistema. Se hacen inversiones para seguridad y confiabilidad, es decir, que no se queden sin gas los usuarios que hoy están conectados al sistema. No hacemos más inversiones en expansión lo que no quiere decir que no haya localidades donde todavía se puedan incorporar usuarios si queda alguna capacidad remanente. Pero, en algún momento llega el cuello de botella. Esto sucedió a partir de julio en el sistema Cordillerano que hasta que no se hagan inversiones en expansión no se puede incorporar más usuarios. Y así va a empezar a suceder en otros lugares.

-¿El Cordillerano es el único?

-Es el único en el que recientemente hemos frenado factibilidades. El sistema de la Costa, de Camuzzi Gas Pampeana que da gas a todo el Partido de la Costa que la factibilidad está frenada desde 2016 y el Estado Nacional tomó a su cargo la expansión del sistema pero las obras vienen muy frenadas. Las del Cordillerano también están a cargo del Estado. Solamente se hicieron obras en una parte de Mar del Plata que las hizo Camuzzi.

Se hacen inversiones para seguridad y confiabilidad, es decir, que no se queden sin gas los usuarios que hoy están conectados al sistema. No hacemos más inversiones en expansión

-Hablaste de freno a las expansiones y de deuda comercial, ¿en este segundo punto Camuzzi cómo está?

-Con Camuzzi Gas del Sur ya tenemos una deuda, tenemos un atraso en los pagos de gas de unos seis meses. En Camuzzi Gas Pampeana no queremos entrar en esta situación es por esos que estamos pidiendo que nos hagan un ajuste a partir de enero/febrero de 2023 para no tener que discontinuar con la cadena de pagos.

-¿Qué porcentaje de ajuste están pidiendo?

-Necesitaríamos mínimamente la inflación. Nuestros costos, que en su mayoría son salarios, se ajustan por inflación.

-¿Podría ser por un subsidio?

-Nosotros manifestamos la necesidad de un incremento de ingresos, después si el Estado define si bien a través de tarifas o a través de subsidios es una decisión que el Estado deberá tomar como tomó con los productores.

-¿Hubo alguna vez subsidio a la distribución?

-Sí, se llamaron Asistencias Económicas Transitorias y fueron en 2015 y 2016. Justamente, porque las distribuidoras como consecuencia de un periodo extenso de congelamiento de tarifas empezaron a endeudarse con los proveedores de gas, el Estado intervino.

-¿Lo que está pasando hoy?

-Exactamente. El Estado debería ver que la situación se vuelve a repetir y tiene que ver si solucionan el problema con un ajuste de la tarifa, una asistencia económica o un mix de ambos. Lo que nosotros manifestamos es que necesitamos más ingresos para operar.

Además, tenemos otro tema estructural por solucionar que se da porque nosotros tenemos todo lo que la Patagonia y La Pampa con el subsidio de la Ley de zona fría y ahora se sumaron la mayoría de las localidades de la provincia de Buenos Aires. El problema es la forma que se instrumenta ese subsidio: el beneficio lo recibe la distribuidora para que el usuario no pague y ese ingreso, en términos porcentuales, es muy importante en relación a lo que me ingresa por tarifas se genera una acumulación de saldos créditos IVA. Entonces, la reglamentación dice que a los 10 meses que termina un año calendario recién puedo hacer la presentación a la Afip y desde el Ministerio de Economía tienen que aprobar una partida para pagar esos saldos. Con lo cual a veces pasan dos años para poder recuperar ese crédito. Y eso financieramente claramente te termina generando un problema que, en esta situación, en este contexto de atraso en las tarifas y con alta inflación es un elemento adicional que te complica la operación.

-¿Eso se puede modificar?

-Sí. La forma más rápida es modificar la reglamentación y que a las distribuidoras le den un tratamiento similar que a las exportadoras cuando recuperan los saldos créditos IVA. Para nuestro caso es muy lenta.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.