Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Western Union relanza su filial argentina para recuperar lo perdido durante el cepo cambiario

Las políticas K impactaron de manera negativa en el principal courier mundial de remesas. Tras el fin de las limitaciones, busca ampliar su red y lanzar nuevos servicios

Western Union relanza su filial argentina para recuperar lo perdido durante el cepo cambiario

Lejos quedaron los tiempos de presiones que obligaron a la compañía a limitar su servicio de remesas en el país a partir de la imposición del cepo cambiario en octubre de 2011. Es que tras las elecciones que consagraron a Mauricio Macri como sucesor de Cristina Fernández, las políticas de cerco al dólar quedaron atrás y el mercado de divisas se fue liberando, devaluación de diciembre pasado mediante. Este cambio de escenario le permite a Western Union (WU) encarar una estrategia de expansión y de recuperación de las operaciones perdidas entre 2011 y 2015, cuando debió modificar en varias oportunidades sus políticas comerciales para incrementar fuertemente sus comisiones y limitar los envíos de dinero al exterior. Durante esos años flexibilizó o endureció sus reglas, según el ‘humor’ del cepo, lo cual la llevó a reducir en 30% su operatoria.

La pérdida no fue producto de una errática estrategia comercial sino de medidas de gobierno que tenían impacto local en la mayor empresa de servicios de pago a nivel mundial. La dualidad a la cual estuvo sometida también afectó al más de millón de argentinos que viven en el exterior y envían y reciben dinero; y a los 2,5 millones de residentes extranjeros en Argentina. Si bien no hay datos sobre el negocio de remesas en Argentina por la falta de estadísticas del Indec, las fluctuaciones provocaron que los clientes de WU buscaran otras variantes para enviar o recibir dinero. En muchos casos, la demanda se volcó a la informalidad, con los consiguientes riesgos que esto implica para clientes y para las autoridades del país que, así perdían el rastro de los fondos, custodiados por las políticas locales de lucha contra el lavado y el narcotráfico.

Con el cambio de escenario y la apertura de la economía, la compañía apuesta ahora a incrementar sus negocios en el país mediante una estrategia de apertura de una gran cantidad de nuevos puntos de servicios para envíos internacionales. Hoy la red propia de WU supera los 170 locales a los que se suman acuerdos para ofrecer el servicio en oficinas del Correo Argentino y de los supermercados Carrefour, Walmart y La Anónima.

Además, el holding de origen estadounidense es propietario de Pago Fácil, la red local de pago de servicios y transferencias domésticas de mayores operaciones en el país. Según explicó a El Cronista, Maximiliano Babino, gerente General de Western Union en Argentina, "la empresa nunca dejó de ofrecer sus servicios, a pesar del contexto". Y agregó que en los próximos dos años encarará un plan para recuperar el terreno perdido por el cepo y para expandir los negocios tiene varias aristas. La primera se dio con la reapertura de todos los mercados para enviar dinero, además de la incorporación de Cuba. "Hoy no hay restricciones. Se puede enviar y recibir dinero desde cualquier parte del mundo", agregó el ejecutivo. También se normalizaron las comisiones, que durante el kirchnerismo habían trepado a niveles tan altos que la filial local de WU se había convertido en la más cara del mundo, con costos de hasta el 50% por envío. En esos años también se pusieron fuertes topes a los montos. "Ahora, las comisiones ya son competitivas y cada cliente puede transferir hasta $ 55.000 mensuales", enfatizó Babino. Otra arista del plan se basa en llevar el negocio internacional de WU a la red Pago Fácil. "Vamos a ofrecer los dos servicios de envío y recepción de remesas, el local y el internacional, desde Pago Fácil", señaló el ejecutivo. De esta forma, sumará entre 4500 y 5000 nuevos locales de Pago Fácil a los de WU. Y tiene planes de abrir otros 2000 en los próximos dos años. La tercera arista del plan de crecimiento se orienta a los servicios virtuales. Argentina comenzará a operar también una aplicación que permitirá a los clientes operar desde Internet.

En una primera etapa se ofrecerá una app para cargar la transferencia y evitar las filas. A esto le agregarán la posibilidad de recibir dinero directamente en la propia cuenta bancaria del cliente. Otro aspecto del plan es el de sumar más bocas de servicios en grandes superficies como la de los supermercados. "Queremos aprovechar el momento, rearmar la compañía. De hecho, tampoco nos quedamos quietos en los años más complicados si tenemos en cuenta que el personal llega a los 1000 trabajadores, desarrollamos un edificio propio y desde Argentina ofrecemos servicios a otras redes de WU extranjeras como Brasil, Paraguay y Panamá.