Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Vicentín cierra la compra al Grupo Cartellone del negocio bodeguero

La operación incluye 150 hectáreas entre San Juan y Mendoza

La operación incluye 150 hectáreas entre San Juan y Mendoza

Luego de haber adquirido el segmento de postres, yogures y flanes, y de haberse quedado con la bodega Sottano el año pasado, el Grupo Vicentín comenzó el 2017 ampliando sus operaciones también hacia los negocios vitivinicolas. Lo hizo con la compra de la unidad vitivinícola de la familia Cartellone que opera bajo la denominación social de Viñas de Argentinas y que se encuentra en San Juan.

La operación esta en etapa de due dilligence e incluye un establecimiento de 1,8 millón de litros ubicado en Media Agua, junto a 200 hectáreas en el distrito 9 de Julio. Según noticias de medios periodísticos sanjuaninos, el acuerdo también abarca viñedos en la localidad mendocina de Lavalle que fueron alquilados por Vicentín hasta marzo próximo.

Si bien existe un acuerdo de confidencialidad, los medios provinciales recuerdan que Cartellone había vendido el 40% de su negocio bodeguero al holding japonés Marubeni por u$s 16 millones. Luego, en 2011, este conglomerado asiático se retiró de la sociedad. En el caso de Vicentín, el objetivo es quedarse con la superficie productiva que tiene Cartellone entre Mendoza y San Juan, más de 150 hectáreas para elaborar vino y 1200 para mosto que exporta a Japón y Estados Unidos. También el potencial que aportaría a su plan la planta de Costa de Araujo, de 110 millones de litros.

Cuando en marzo próximo la transacción quede concluida, Cartellone habrá vendido varias de sus unidades vitivinícolas. Ya lo hizo con otras dos fincas como son Agrelo, que quedó en poder de grupo AVA; y otra propiedad en Tres Porteñas que pasó a un inversor particular. Desde el directorio de Cartellone confirman interés por otras firmas del grupo.

Es que los planes del grupo santafesino apuntan a diversificar y producir a escala lo que le falta: empezó con Enav, su propia mostera en San Juan, y acaba de comprar Sottano, que produce 500.000 litros anuales de vinos exportables de alto precio. Según LosAndes.com.ar, en una reunión de directorio sobre fin de año se formalizó el interés. Desde allí se aceleró la auditoría contable que requiere el futuro comprador, cuyo hombre designado por Vicentín para negociar es Pablo Montaron, quien evitó hacer declaraciones.