Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Una medida gremial pone en jaque la producción nacional de autos 0 Km

El sindicato de los mecánicos busca frenar el aluvión de partes de Brasil. Pero las terminales advierten que la decisión agrava aún más la crisis de la industria local

En las fábricas automotrices entienden que la medida es desmedida

En las fábricas automotrices entienden que la medida es desmedida

"En la fabricación de un auto, el 65% del costo son piezas; el 15% logística y el 10% la transformación de la fábrica. Hoy, traer piezas de Rumania, a 10.000 km de Córdoba puede salir 10%; 20% y hasta 30% más barato" aseguró el presidente de Renault Argentina, Luis Fernando Pelaez Gamboa. El comentario, que parecía ser uno más cuando se habla del costo de fabricar un auto en Argentina, tomó relevancia a la vista de una decisión que tomó el plenario nacional del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) en Cañuelas, el sábado pasado. Con la presencia de más de 2000 delegados, el gremio decidió que no van a montar "ninguna autoparte importada que suplante una de producción nacional". Ya desde ayer, los obreros de las once terminales automotrices no montan piezas que las marcas hayan decidido deslocalizar o traída de otro país.

Sobre esto, fuentes del sector autopartista explicaron a El Cronista que, aunque no es un grado grave, "estamos notando una tendencia hacia la deslocalización de piezas". En las automotrices entienden que la decisión tomada por Smata "no ayuda en estos momentos en los que se buscan reconstruir lazos, y no es una buena señal hacia afuera". Además, se refieren a la postura que tomó el gremio que conduce Ricardo Pignanelli como "inaudita" en un contexto donde "siempre tuvimos buen diálogo".

Por el lado del sindicato, Pignanelli dijo durante el fin de semana, que "cada pieza que se desnacionaliza es un retroceso. Conocemos las mañas de los empresarios. Por eso, de acá en más, esa pieza no la vamos a montar". Esta decisión del sindicato, que fue ratificada ayer, pone en riesgo la producción de autos 0 Km, ya que una buena parte de las marcas tomó la decisión de deslocalizar la producción aprovechando los precios de ‘saldo’ que están ofreciendo las piezas fabricadas en Brasil. "Con la situación cambiaria de Brasil, y la gran capacidad ociosa están ofreciendo precios de remate que no son sustentables para la vida de un proyecto, pero se toman decisiones en base a coyuntura de corto plazo con impacto en el mediano y largo plazo. Y lo que se deslocaliza no vuelve más", explicaron en una autopartista.

A la baja de los precios de las partes fabricadas en el vecino país se le suma la merma en la producción nacional. Según los datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa) en el acumulado del primer trimestre, el sector produjo 98.168 vehículos, 18,1% por debajo del volumen que se registró entre enero y marzo de 2015. En tanto, la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac) tiene estimado que el promedio de integración de partes nacionales en la Argentina "es de alrededor del 35% y 40% en el caso de las pick ups".

En este contexto, las autopartistas nacionales perdieron entre 2013 y 2015 el 10% de sus puestos de trabajo, y en el primer trimestre de este año ya vivió el cierre de tres fábricas –Paraná Metal, Ar Zinc y Punch Automotive–. Además, hay otras compañías que, según fuentes sindicales, están pasando por procesos de despidos en menor escala como por ejemplo Kromberg & Schubert; Ferrosider; Ligget Alleverd Rejna; Valeo; RAR y Sturam.