Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Una empresa que fue liderada por el hermano de Luis Federico Leloir

Oriunda de la ciudad de Ramallo, en la provincia de Buenos Aires, Fiplasto es una compañía que nació hace cerca de 70 años de la mano de la familia Leloir (que fue liderada en sus comienzos por el hermano del Premio Nobel, Luis Federico Leloir) y la familia Traverso. En dicha ciudad, hoy la compañía es la empleadora número uno, para una empresa que con tres plantas de producción (ubicadas en Ramallo y Vedia, provincia de Buenos Aires) emplea a 340 personas. "Con el plan que tenemos de inversión a largo plazo, pensamos en generar no menos de 50 a 80 puestos nuevos de trabajo, sobretodo en lo que tiene que ver en investigación y desarrollo", afirma el Gerente General. Una de las preocupaciones de la empresa pasa por el aspecto medioambiental. Hacia allí irán invertidos unos u$s 6 millones para tratamiento de efluentes, en la planta que la compañía posee sobre el Río Paraná, en Ramallo. "Hay mucho movimiento en este sentido. Las forestaciones nuestras son todas renovables", comenta Samman. La compañía prevé reducir en el corto plazo casi un 50% del consumo energético, ya que esto representa cerca del 35% de sus costos. Para ello, avanza con un proyecto de biomasa para el cual requirió una inversión de u$s 3,5 millones, para bajar en un año el 50% del consumo de gas, además de cambiar el sistema de enfriamiento por agua a enfriamiento por aire. "Tenemos un plan de empezar a enfocar las forestaciones bajo pautas de rendimientos mayores. Tenemos viveros de producción donde hacemos desarrollos genéticos y biológicos para mejorar especies y lograr parámetros de propiedades para ciertos productos. Tenemos 3000 hectáreas forestadas, que cubren el 20% del consumo interno, y la idea es con la genética nueva renovar y duplicar rendimientos, para pasar a tener casi el 40%. Por año, se invierten en este sentido $ 15 millones", comenta Samman.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar