Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Una empresa familiar, de larga data

En 1909, el abuelo de Miguel Dellepiane, Pablo Juan Dellepiane, comenzó a trabajar en Mackinnon & Croll, una empresa creada en 1898 por escoceses, que importaba bebidas de ese país. En 1934 fue nombrado director y luego compró la empresa, centrada en la importación. En los 40, empezó a elaborar bebidas alcohólicas en Avellaneda, ante la restricción a traer bebidas de Europa por la Segunda Guerra Mundial. En 1965 mudó su fábrica a otra mayor en San Martín y, en 1987, a San Luis, alentados por la promoción industrial provincial. "Empezamos con un licor seco, que en los 70 llegó a vender 20 millones de litros al año. Y fuimos los primeros en elaborar Campari en la Argentina, en los 80", recuerda Miguel, que dirige la empresa junto a su hermano Pablo Juan Dellepiane.
Hoy, con 110 empleados, elabora 5,4 millones de litros al año, con los licores Tres Plumas como principal marca, con 3 millones de litros y la piña colada American Club, como la segunda. La empresa factura unos $ 250 millones al año.