Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un siglo de arte brasileño en Malba

"Antropofagia y Modernidad. Arte brasileño en la colección Fadel" reúne 150 piezas pertenecientes al acervo del matrimonio, las cuales dan cuenta de la evolución del arte de ese país en el último siglo.

Un siglo de arte brasileño en Malba

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires exhibe por estos días "Antropofagia y Modernidad. Arte brasileño en la colección Fadel", un recorrido por los principales movimientos del arte brasileño del siglo XX que reunieron Sérgio y Hecilda Fadel.

El matrimonio de Río de Janeiro, vinculado al derecho, comenzó a coleccionar arte a fines de los ‘60. En más de cincuenta años de coleccionismo han reunido un acervo de aproximadamente 3000 obras, aunque ellos mismos desconocen el número exacto. La curadora, Victoria Giraudo trabajó sobre piezas que, curadas de manera cronológica, aportan un pantallazo del arte brasileño desde inicios de 1900 hasta la contemporaneidad.

“El arte brasileño siempre está entre lo nuevo y el de dónde venimos, lo que somos. Una cosa de conocerse a sí mismo para ir viendo un poco para qué lado va”, explica a la prensa Giraudo, Coordinadora Ejecutiva de curaduría del museo.

La muestra inicia con una recorrida de las manifestaciones artísticas de principios del siglo XX en Brasil, donde los artistas pendulan entre el modernismo local y las vanguardias europeas. “Hay obras clave para entender esta primera etapa, que tienen que ver con los viajes de los artistas, y como cuando se van a Europa conocen lo propio, que es lo que pasa muchas veces: uno valora las cosas cuando no las tiene o las valora desde afuera cuando ve desde cierta perspectiva de dónde somos”, relata Giraudo a la prensa.

Más adelante aparecerá la búsqueda de las raíces autóctonas e inmigratorias a través de la representación de personajes locales como la mulata, la paleta de colores cálida y las primeras vistas de las metrópolis que emergían. En este contexto nace el movimiento antropofágico. Desde su manifiesto llaman a los artistas brasileños a tomar de Europa las herramientas inspiradoras que les sirvan, deglutirlos y devolverlos con la impronta local para empezar a plasmarlos en sus trabajos.

Para mitad de siglo el arte brasileño se vuelca al modernismo internacional y la abstracción concreta. Los pasos siguientes serán el neoconcretismo y las nuevas figuraciones, donde se destacan los trabajos de Lygia Clark y Décio Vieira, hasta las experiencias más contemporáneas donde surge la preocupación por las metrópolis sobrepoblados y los conflictos políticos.   

Los nombres de Belmiro de Almeida, Anita Malfatti, Tarsila do Amaral, Cândido Portinari, Di Cavalcanti, Sérgio Camargo, Waltercio Caldas y Wanda Pimentel se repiten a lo largo de toda la muestra.

"Antropofagia y Modernidad. Arte brasileño en la colección Fadel" podrá verse hasta el 26 de febrero en Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415.