Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un grupo español se quedó con los parques eólicos de Eurnekian en Uruguay

Un grupo español se quedó con los parques eólicos de Eurnekian en Uruguay

Mientras sigue sumando negocios en segmentos como el aeroportuario y el financiero, Eduardo Eurnekian decidió desinvertir en el sector de la energía eólica. Más precisamente en Uruguay, donde el dueño de Corporación América operaba un emprendimiento de generación de energía renovable en las sierras de Carape, departamento de Maldonado.

A través de un comunicado, el grupo que también tiene a cargo la concesión de la mayoría de los aeropuertos del país, informó la venta de estos dos parques eólicos a la compañía española Saeta Yield por u$s 230 millones. El comprador es un fondo europeo que invierte en activos de infraestructura de energía que se espera generen flujos de efectivo altamente estables y predecibles respaldados por ingresos regulados o contratados a largo plazo, según consta en su página web.

En la actualidad, opera 21 activos en España que suman 789 MW de capacidad instalada de generación de energías renovables. En concreto, controla 16 parques eólicos, con una capacidad total de 539 MW y cinco plantas termosolares que suman 250 MW de capacidad.

Ahora suma los parques eólicos de Eurnekian en Uruguay, donde el empresario había ingresado en 2013 con una inversión de u$s 200 millones, parte de los cuales obtuvo de un préstamo otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Bajo ese paraguas participaron, además, el Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU), la Corporación Interamericana para el Financiamiento de Infraestructura (CIFI) y la Corporación Interamericana de Inversiones (CII). El objetivo fue financiar el denominado Proyecto Eólico de Corporación América en Uruguay cuyo objetivo es proveer 95 MW de energía eléctrica, equivalentes a un tercio del consumo anual de la ciudad de Montevideo. Los dos parques se encuentran en funcionamiento desde octubre 2015 y cuentan con contratos de venta de energía a UTE (la compañía eléctrica del estado uruguayo) por 20 años y 23 años.

"Mediante esta operación, el grupo continuará su crecimiento en el área de energía en Argentina, enfocado en la producción de gas en la Cuenca Austral de Santa Cruz", asegura el documento enviado por Corporación América ayer a los medios. En este sentido, también aclara que a través de su controlada Compañía General de Combustibles (CGC), el grupo "proyecta inversiones de importancia para incrementar su producción de gas en la Argentina, tanto en recursos convencionales como no convencionales, en la Cuenca Austral de Santa Cruz".

Además, y mediante la licitación del programa de energías renovables RenovAr, el empresario se asoció al gobierno de Río Negro y la sociedad mixta estatal Invap para participar de la compulsa con su propio proyecto: la construcción de un parque eólico con una potencia instalada de 300 MW en la meseta Cerro Policía, a 31 km de El Chocón. La inversión prevista es de u$s 200 millones cada 100 MW y se convertiría en el primer parque eólico que tendrá la provincia. La financiación será aportada por Corporación América a través de créditos de organismos multilaterales y bancos internacionales. También se prevé armar un Fondo Común de Inversión para aprovechar la posibilidad que brinda la Ley de Sinceramiento Fiscal de canalizar fondos hacia proyectos de energías renovables sin pagar la tasa de blanqueo.