Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tres grupos buscan quedarse con el ingenio La Esperanza

Está ubicado en Jujuy y tiene 900 empleados. La provincia se hizo cargo del déficit y de su funcionamiento, pero quiere venderla. Lleva una quiebra judicial de más de 15 años

Tres grupos buscan quedarse con el ingenio La Esperanza

Un grupo agroindustrial y dos del rubro azucarero están en tratativas para hacerse cargo de un ingenio que en la última zafra produjo unas 52.000 toneladas de azúcar. Se trata del ingenio La Esperanza, ubicado en la localidad de San Pedro, al sur de la provincia de Jujuy, que podría tener nuevo dueño a partir de marzo, justo antes de la próxima zafra en mayo.

Así lo reconoció el propio Gobernador Gerardo Morales, tras una reunión con dirigentes del Sindicato de Obreros y Empleados del Ingenio La Esperanza (SOEA). "Estamos muy cerca de que se haga cargo un nuevo inversor. Tenemos en vista tres grupos, con proyectos avanzados, incluso algunos de ellos están evaluando el estado de la planta, sus recursos y proyecciones", afirmó.

Si bien desde la gobernación no especificaron los nombres, sí aclararon que son tres los candidatos para quedarse con un predio de más de 70.000 hectáreas. Hoy el ingenio pertenece a la provincia de Jujuy, que en el último año adquirió el 100% del paquete accionario a tres empresas (25% a cada una), y se hizo cargo de un déficit de $ 550 millones.

La compañía entró en un proceso de quiebra en 2000, con dos períodos de liquidación de activos suspendidos y un intento de salvataje del gobierno anterior. Actualmente se encuentra en proceso de levantamiento de la quiebra, y funcionando a capacidad limitada: de 65.000 toneladas producidas en 2015 se pasó a 52.000 toneladas en 2016. Ya este mismo año arrancó con conflictos, con cortes de ruta de parte del sindicato SOEA por el reclamo de pago de sueldos y vacaciones atrasadas, que se zanjaron con la garantía del Gobierno de mantener los puestos de trabajo.

Más allá de la coyuntura, el atractivo de la empresa pasa por las tierras que ocupa. Según especificó el ministro de Desarrollo Económico y Producción de la provincia, Juan Carlos Abud Robles a El Cronista, se estima una inversión inicial de más de u$s 100 millones para la compra de todos los activos, que incluyen 9000 hectáreas de caña, que pueden extenderse a unas 20.000 hectáreas, unas 40.000 hectáreas forestales, 9000 para ganadería y más de 1000 de cítricos.

"El plan de inversiones a largo plazo debería contemplar como salida la transformación de los activos en un complejo agroindustrial, para lo cual se requeriría una inversión aparte de u$s 300 millones", afirmó Abud Robles. A principios de año, se empleaba unas 1300 personas, de las cuales 300 estaban en condiciones de jubilarse y unas 90 fueron reubicados en planta permanente de la Gobernación. La intención del gobierno es dejarla con 500 empleados y traspasar el resto la órbita del Estado provincial.