Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tras el veto presidencial, vuelve la polémica por la propiedad del Hotel Bauen

La cooperativa Bauen y la firma Mercoteles disputan el manejo del hotel

La cooperativa Bauen y la firma Mercoteles disputan el manejo del hotel

A menos de un mes de haberse sancionado la Ley de Expropiación del Bauen en el Senado, el presidente Mauricio Macri la vetó ayer, fundamentando la medida en que "favorecería a un grupo sin traducirse en un beneficio para la comunidad". La noticia golpeó a los 130 trabajadores que gestionan el tradicional hotel porteño desde 2003. Sin embargo, no los tomó por sorpresa. "Era una posibilidad que barajábamos, ya que Macri tuvo esa política con las empresas recuperadas de la ciudad cuando fue jefe de Gobierno", comentó a El Cronista Federico Tonarelli, titular de la cooperativa del Bauen.

El dirigente adelantó que "pediremos la nulidad del veto e impulsaremos la reconfirmación de la Ley de Expropiación en las próximas sesiones ordinarias, a partir del primero de marzo. Necesitamos una mayoría especial de dos tercios, y estamos trabajando en eso". En principio, la cooperativa citó a una conferencia de prensa por el lanzamiento de un nuevo plan de lucha mañana jueves a las 18 a las puertas del emblemático establecimiento, en Callao 360.

En casi 14 años de gestión, la entidad enfrentó numerosos reveses y órdenes de desalojo de la justicia. Sin embargo "este es uno de los momentos más duros, que un presidente nos niegue la posibilidad de trabajar", destacó Tonarelli.

El hotel, edificado entre 1977 y 1978 por la familia Iurcovich con un crédito del Banco Nacional de Desarrollo (Banade), había sido vendido en 1997 al empresario chileno Félix Solari, quien presentó la quiebra en 2001. Desde entonces, sus antiguos dueños y los trabajadores que tomaron el establecimiento y lo operan desde 2003, se disputan su propiedad. El edificio, por su ubicación y valor patrimonial, estaría valuado en u$s 30 millones.

Entre los considerandos del veto presidencial, se menciona que la expropiación "resultaría sumamente gravosa para el Estado", a lo que el diputado Carlos Heller, uno de los autores del proyecto, respondió: "Es una inversión porque las instalaciones quedarán en manos del Estado y se otorgarán en comodato a la cooperativa, que deberá establecer convenios con universidades, centros educativos e instituciones sociales para llevar adelante prácticas de turismo, gastronomía, cooperativismo y otras actividades socioculturales". Esto, dijo Heller "es algo que ya viene realizando". Y agregó que "además destina un 30% de sus plazas al turismo social y brindar cobertura a derivaciones médicas de todo el país, efectuadas a través del Pami".

En tanto, Hugo Iurcovich, titular de Mercoteles, la firma que administra el Bauen Suites, a la vuelta del hotel fundado por su padre, se mostró satisfecho con el veto que lo habilita para continuar en la justicia su reclamo para recuperar el edificio. "El hotel es nuestro" sostuvo ante El Cronista. "Mi familia lo construyó. El empresario a quien cedimos la operación en 1997 no nos terminó de pagar, y por eso queremos recuperarlo para remodelarlo y gestionarlo, con una inversión de u$s 7 millones".

Según Iurvovich, "la expropiación no tiene sentido, porque el Estado debería pagar por algo que queremos hacer los dueños. Hicimos una oferta, que sigue en pie, para que los 130 trabajadores continúen como empleados de nuestra empresa. Les pagaríamos un subsidio mientras duran las obras de remodelación, y luego los tomaríamos o les daríamos una compensación", apuntó.

Cuando todo parecía definido, la única certeza es que la historia del Bauen sigue con final abierto.

Más notas de tu interés

Comentarios3
José Guardia
José Guardia 28/12/2016 10:11:05

El crédito que la dictadura le dió a los dueños originales nunca se pagó.

Jorge Perez
Jorge Perez 28/12/2016 08:24:04

tengo una idea. Que el personal sea trasladado a trabajar en el hotel boutique de Cristina. Una oportunidad para continuar con un emprendimiento Nac & Pop

Agustin Ignacio Duarte
Agustin Ignacio Duarte 28/12/2016 08:15:24

Las tendencias del gobierno siempre apuntando a la retracción del estado...retorno a los noventa allá vamos con paso firme