Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Toshiba está a punto de abandonar el negocio informático

Toshiba se achica cada vez más

Toshiba se achica cada vez más

Luego de cerrar en diciembre pasado el peor año de sus 140 de historia, con pérdidas de US$4.500 millones y un recorte de casi 7.000 empleos de su división de productos electrónicos, el gigante japonés pionero en la fabricación de computadores personales decidió retirarse mundialmente del negocio de informática a partir del 31 de marzo. Oficialmente anunció el cierre de todas sus oficinas comerciales incluyendo Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.


La decisión se enmarca en el proceso de reestructuración que viene atravesando la compañía japonesa tras haber sido sancionada en su país por un fraude contable multimillonario. La multa alcanzó los 7.370 millones de yenes y tiene relación con el grave fraude contable cometido por la empresa por el cual sobrestimó entre 2007 y 2014 sus ingresos por ventas en 224.800 millones de yenes, algo así como 1706 millones de euros. También infló su resultado operativo en 155.200 millones de yenes (1178 millones de euros), lo que supone uno de los mayores escándalos financieros en Japón de los últimos años.


En ese marco, busca también deshacerse de su rama de equipamientos médicos que negocia con Canon. Además, tiene intención de integrar su división de ordenadores personales con Vaio y Fujitsu. En el caso de su línea blanca, ultima la venta a la china Mideasta. Esta subsidiaria fabrica la mayoría de sus productos en Indonesia y se ha visto expuesta al debilitamiento que ha sufrido el yen desde finales de 2012, por lo que ahora mismo se considera deficitaria.


Ya en 2014 había anunciado el cierre de su área de fabricación de computadores portátiles para consumo masivo, con las que se había posicionado de manera exitosa en el mercado. La decisión había sido tomada en el marco de una reorganización en la cual también despidió a casi 1000 empleados en todo el mundo. Ocurre que los usuarios prefieren gastar dinero en un smartphone o una tableta, antes que en un portátil o en un ordenador de sobremesa. Desde ese momento, Toshiba se enfocó en el sector empresarial o corportativo, produciendo estaciones de trabajo y computadores dedicados a este entorno.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar