“Tenemos confianza a largo plazo en el mercado de la Argentina

Jerome Lambert es el CEO global de la marca de lujo Montblanc. Asumió hace poco más de un año, luego de haber estado más de una década al frente de la compañía suiza de relojes Jaeger-LeCoultre. Se formó como administrador de negocios en Francia donde obtuvo una Maestría en la Universidad de Lausanne

Para Jerome Lambert, actual CEO de la famosa marca de lapiceras y relojes de lujo Montblanc, Buenos Aires hoy está tan linda como hace 10 años, cuando realizó su última visita. El ejecutivo vino a la ciudad para ajustar el proceso de cambio de su negocio en el mercado local: la compañía dejó de tener una filial propia y comenzó a manejarse con un representante Simonetta Orsini que se encarga de la distribución de sus emblemáticas lapiceras y relojes, con precios que arrancan en los u$s 200 y alcanzan los u$s 12.000 y más. Las trabas a las importaciones fueron una de las variables que motivaron este cambio, con el que la empresa busca llegar a 2020 con 50 puntos de ventas y cinco boutiques propias. Hoy tienen dos, una en la avenida Alvear y otro en el shopping Unicenter.


¿Cómo evolucionó el mercado del lujo en los últimos años?
Siempre nos shockea ver estos grandes cambios. Durante los últimos años hubo un movimiento hacia el hemisferio Sur. Si bien ha habido una desaceleración en muchos países, los mercados de Sudamérica, Dubai, el Sudeste asiático, Africa han sido muy activo. Nuestro objetivo fue enfocarnos en estos mercados. Este movimiento comenzó entre 2009 y 2010 y se ha prolongado en una base muy estable.


Si bien es muy pequeño, ¿cómo evalúa al mercado del lujo argentino?
En nuestro segmento, América latina está dominada por el mercado mexicano, que representa un tercio de todos nuestros negocios en la región. Lo sigue Brasil, con el 20%. Con esos dos países tenemos el 50%. Luego viene la Argentina, que es el primero del resto de los mercados. Es un país muy grande y es importante para el posicionamiento de Montblanc porque podemos trabajar con un segmento muy interesante de la población, con un surtido muy variado.


¿Qué características observa en el consumidor argentino?
Argentina es diferente de otros países sudamericanos, donde hay un segmento con ingresos muy importantes y con grandes diferencias con los otros segmentos. Ustedes tienen coleccionistas de objeto de lujo, pero también compradores que están en un nivel intermedio. La población se benefició con un alto nivel de educación y los artículos de escritura son muy reconocidos. Es un mercado muy equilibrado.


¿En el último tiempo tuvieron dificultades para importar?
Hemos estado haciendo una revisión general de nuestra organización y decidimos trabajar con operadores locales. Entonces el proceso de importación y de exportación lo hace nuestro socio local, no nuestra casa. Nos adaptamos a todos los sistemas y legislaciones vigentes.


¿Qué tendencia ve hoy en el mundo del lujo?
Después de la crisis económica y financiera mundial, hubo un movimiento hacia el lujo propio. Impulsamos la creación de un símbolo que no sea mal interpretado en momentos de mayor austeridad, no queremos malas interpretaciones; apuntamos a ese lujo para el desarrollo personal basado en la artesanía, la calidad y la tradición. Prestamos atención al concepto de achievement, de logro personal.


¿Qué expectativas tiene para el mercado argentino?
Hace 20 años, uno decía el pasado siempre fue mejor, y en los últimos 10 años, países como Brasil, Argentina, Colombia han experimentado un mejor tiempo económico. En esta parte del mundo son tiempos positivos. Sabemos que no todos viven en un mundo ideal, pero creemos en las capacidades potenciales de la Argentina para continuar en este proceso de innovación regional. Tenemos muchísima confianza en este proceso de evolución a largo plazo de manera positiva en la Argentina.

Tags relacionados