Subastan la mansión en la que fue asesinado Gianni Versace

Ubicada sobre la calle Ocean Drive de Miami Beach, fue protagonista del trágico suceso que el 15 de julio de 1997 terminó con la vida del diseñador italiano. Convertida en un símbolo de Miami que ayudó a revitalizar la zona de South Beach, será puesta a la venta hoy con un precio base de u$s 25 millones. La subasta despertó interés entre figuras reconocidas de Estados Unidos e inversores de Rusia y Sudamérica

La mañana del 15 de julio de 1997, la zona de Miami Beach se vio conmocionada por el asesinato de uno de los íconos del mundo de la moda. Ese día, varios tiros disparados por un joven llamado Andrew Cunanan, terminaron con la vida del diseñador italiano Gianni Versace cuando estaba abriendo la verja de entrada de su residencia tras haber desayunado en un bar cercano. Versace tenía 50 años, y su asesinato provocó una enorme conmoción en el negocio fashion. Días después, el propio Cunanan se suicidó, también en Miami, al verse rodeado por la policía.


Hoy, la mansión protagonista de este trágico suceso será subastada. Se trata de la casa en la calle junto al mar más famosa y transitada de Miami Beach, que se ofrecerá a un precio mínimo de u$s 25 millones. En 2000, la familia Versace la vendió por u$s 19 millones al empresario Peter Loftin. Pero tras 13 años de problemas financieros para mantenerla, la mansión de Ocean Drive saldrá a subasta para evitar el embargo. En junio de 2012 se había puesto en venta por u$s 125 millones, reducidos luego a u$s 75, pero sin éxito.


Su fachada simple no deja ver lo que se esconde tras la puerta: un ostentoso, lujoso y barroco interior, mezcla de estilos español, griego, egipcio, marroquí.


Los interesados en participar de la subasta debieron realizar un depósito de u$s 3 millones y presentar una prueba de pago por otros u$s 40 millones. Figuras conocidas en el país y compradores internacionales de Rusia y Sudamérica, han preguntado por ella, aseguró Lamar P. Fisher, presidente de Fisher Auction, la compañía que dirigirá la subasta.


Del proceso también participa Jill Eber, la agente inmobiliaria que ayudó a Versace a comprar la casa en 1992. La empresaria explicó a varios medios periodísticos que quien compre la mansión Versace se quedará con una de las villas más codiciadas del mundo, con 23.000 metros cuadrados repartidos en tres plantas con 10 dormitorios decorados de forma diferente; 11 baños; frescos en los techos; estatuas; suelos de mármol; mosaicos y una piscina en el jardín con incrustaciones de oro de 24 kilates.


Es que Versace, nacido en Reggio Calabria, en el sur de Italia, invirtió mucho dinero para convertir esta mansión en su refugio. Tras comprar por u$s 3 millones esta villa de estilo mediterráneo construida en 1930, gastó otros u$s 35 millones en remodelarla. De hecho, en lo más alto, hizo construir un observatorio con techo de cristal en forma de bóveda para contemplar el sol, la luna y las estrellas, pero sobre todo el inmenso azul del Atlántico.


Según Eber, el diseñador convirtió este inmueble en un símbolo de Miami y ayudó a revitalizar la zona de South Beach, ahora centro turístico mundial gracias a los renovados hoteles Art Deco de color pastel.


Versace comenzó su carrera como diseñador de prêt-à-porter en los años 70. En 1978 creó su propia marca que se convirtió, junto a la de Giorgio Armani, en la cabeza visible del renacimiento de la moda italiana. Entre otras, vistió a personalidades como la princesa Diana de Gales, Madonna, Sting, Elton John y Michael Jackson. Y modelos como Naomi Campbell, Claudia Schiffer y Kate Moss desfilaron para él.

Tags relacionados