Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sin aumentos de tarifas, Edenor y Edesur acumulan pérdidas por $ 1200 millones

Son los resultados del primer semestre. Los frenos judiciales a las subas impactaron en los ingresos de ambas compañías.

por  ANDRÉS SANGUINETTI

Subeditor de Negocios
0
Sin aumentos de tarifas, Edenor y Edesur acumulan pérdidas por $ 1200 millones

Mientras el Gobierno se mantiene expectante sobre el futuro judicial que tendrán los aumentos tarifarios y la oposición insiste en frenar las subas a través del Congreso, las dos mayores distribuidoras de energía del país acumularon pérdidas por $ 1200 millones durante el primer semestre del año. Esto significa pérdidas por $ 200 millones mensuales o $ 6,6 millones diarios.

Tal como ocurría durante el kirchnerismo, cuando los precios de la luz, el gas y el agua se mantuvieron congelados, los balances de las empresas del sector siguen acumulando resultados negativos. Se trata de Edenor y Edesur, que durante los primeros seis meses de gestión de Cambiemos de 2016 continúan sufriendo serios problemas financieros y de caja que amenazan sus inversiones y, en especial, la calidad de sus servicios.

Las razones tienen que ver, precisamente, con los frenos impuestos por la justicia a las readecuaciones tarifarias, más que nada en el caso de Edenor, la distribuidora propiedad de Marcelo Mindlin, que tuvo un balance negativo en $ 1185 millones entre enero y junio, afectada por las medidas cautelares en contra de los aumentos tarifarios. El año pasado, durante igual período había logrado ganancias por $ 724 millones.

Según un informe enviado por Edenor a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la pérdida se debe en su gran mayoría a que los fallos impactaron en el 30% de las ventas de la sociedad. “Dichas medidas ordenan para los clientes alcanzados la suspensión de los incrementos tarifarios otorgados a partir del 1º de febrero con efecto retroactivo a esa fecha, debiendo no sólo interrumpir la facturación de los aumentos, sino también la devolución de los montos ya percibidos como consecuencia de consumos realizados en ese lapso”, asegura el documento de Edenor.

En Edesur, las pérdidas fueron significativamente menores que las de Edenor. La firma propiedad del grupo italiano Enel mostró un balance en rojo por $ 94, 8 millones, contra una ganancia de $ 630 millones en igual lapso del año pasado.

Las diferencias en el rojo de ambas distribuidoras tienen que ver con que el impacto de los fallos de la jueza Federal de San Martín, Martina Forns, suspendiendo los aumentos de tarifas, fue más visible en el caso de Edenor, que debió acreditar las diferencias a sus clientes de los partidos bonaerenses de La Matanza, Pilar y Escobar. Además, los otros fallos judiciales también fueron más visibles entre los clientes de esta distribuidora, con más presencia el ámbito bonaerense que Edesur. Un ejemplo es la cautelar de la Sala II de la Cámara Federal de La Plata, que ordenó suspender las subas en la provincia durante tres meses, lo cual impactó en el 80% de la facturación de Edenor.

Como dato adicional, si la acción de amparo promovida contra el ENRE y el Estado Nacional para que se declaren nulas las resoluciones que dieron luz a los incrementos se torna una medida firme, la empresa advierte que la llevaría a no tener ingresos operativos suficientes lo que le impediría hacer frente a los gastos de operación, los pagos de la energía eléctrica y los vinculados al plan de inversiones.

“La sociedad estima que el impacto que tendría una medida cautelar como la mencionada sobre los estados financieros ascendería a una pérdida neta adicional de $ 1300 millones, que de persisitir al final del ejercicio haría que se encuentre comprendida en la causal de disolución por pérdida de capital social”, advierte el documento.

De todos modos, la compañía aclara que ha ejecutado “un ambicioso plan de inversiones” de $ 1340 millones, y que de no mediar “una rápida solución a las medidas judiciales podría verse afectado, generando el consecuente impacto en la calidad del servicio público de distribución”.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar