Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"Si hay crisis social crece el negocio de alarmas, pero se afectan las cobranzas"

Marcelo Ploder es desde hace dos años Gerente General para el Cono Sur de la compañía de seguridad Tyco Johnson Controls, comercializadora de las alarmas ADT y soluciones de seguridad y monitoreo. Tiene a su cargo los mercados de Argentina, Perú, Chile y Paraguay. Si bien su formación es de ingeniero agrónomo, hizo su carrera en empresas de telecomunicaciones, tecnología y consumo masivo. Está casado y tiene cuatro hijos

Aunque estudió Ingeniería en producción agropecuaria en la UCA y su destino se encaminaba a manejar un campo familiar, las circunstancias de la Argentina en los años 90 torcieron ese rumbo y lo llevaron a empezar a trabajar en una empresa de telefonía móvil. A partir de allí, con el agro y la industria en crisis y un sector de servicios en auge, Marcelo Ploder hizo su carrera profesional en los sectores comerciales y de atención al cliente de firmas como Movicom, Verizon y Disco, y realizó un Máster en Administración de Empresas en IDEA.


En 2006 ingresó a Tyco Argentina como gerente de Atención al Cliente. En 2008 fue nombrado gerente General para Argentina y Uruguay y desde 2015 también tiene a su cargo los mercados de Perú, Chile y Paraguay. La firma está presente en el país desde 1999, brinda soluciones de seguridad y monitoreo a 200.000 hogares y comercios y emplea a 750 personas. A partir de la fusión entre Johnsons Controls y Tyco, el año pasado, la firma incorporó servicios de control de climatización, iluminación y monitoreo de "edificios inteligentes". En diálogo con El Cronista, Ploder analizó las perspectivas y nuevas tendencias en el mercado de la seguridad, que está cada vez más integrado a los dispositivos electrónicos portátiles

–¿El mercado de alarmas y dispositivos de seguridad en la Argentina fue afectado por la caída en la economía y el consumo?
–La venta de equipos y soluciones de seguridad puede crecer aún en contextos económicos desfavorables, porque su mercado es la clase media que intenta proteger lo que ha conseguido. Por eso, aunque la economía en general cayó, nosotros seguimos creciendo. Pero estamos muy atentos a la evolución del nivel de actividad, empleo e inflación, porque si se siguen deteriorando, nuestra actividad también va a caer. De todos modos, hay mucho potencial en el mercado interno, ya que sólo un 5% de los hogares argentinos está conectado a algún sistema de alarma. Es una proporción muy baja si se la compara con países vecinos como Chile o Uruguay.

–¿Y qué ocurre con el mercado corporativo de sistemas de seguridad?
–El 80% de nuestro mercado son los hogares, pero tenemos soluciones para comercios e industrias y estamos apuntando a brindar más servicios a partir de los datos de monitoreo que manejamos. Además de proteger la mercadería con los tags que se activan al salir del local, ofrecemos soluciones como contadores de personas, segmentación de clientes y patrones de recorrido en las tiendas, todo lo cual sirve para generar promociones más efectivas y aumentar las ventas en los locales.

–¿Este es un negocio que florece cuando hay conflictos sociales e inseguridad?
–Si bien es cierto que en las zonas con mayor índice de delitos hay más alarmas, nuestro negocio no se basa en instalar dispositivos sino en el servicio de monitoreo que brindamos a los hogares, por el que los clientes pagan una cuota mensual. Esto representa el 80% de nuestro negocio. Si hay crisis social, el negocio de las alarmas crece, pero se afectan las cobranzas.

–En una sociedad cada vez más vigilada y conectada a internet, ¿cuáles son las tendencias que vienen en materia de seguridad?
–La tendencia más clara es hacia la seguridad electrónica inteligente. Hoy ya es posible monitorear desde el celular no sólo la alarma y ver las imágenes, sino también la climatización e iluminación de una casa.

–¿Como importadores de alarmas y equipos, en qué medida se vieron favorecidos por la apertura económica del actual gobierno?
– Sin duda, esto favoreció nuestra actividad. Los equipos que instalamos en el país son fabricados en Canadá, y en el caso de los dispositivos "tags" que se usan en comercios para evitar el robo de mercadería, se traen desde China. Con el gobierno anterior, debido a las restricciones, hicimos acuerdos con productores para exportar limones y otros bienes agropecuarios, y también comenzamos a desarrollar proveedores para producir localmente los dispositivos que no podíamos importar.

–¿Y qué pasó con esos proveedores locales una vez que se abrió la importación?
–Siguen siendo proveedores nuestros. Cuando estaba el cepo, les dimos nuestro modelo de alarmas, ellos lo fabricaban acá bajo su marca y nosotros lo comercializábamos. Hoy lo siguen fabricando, y nosotros seguimos comprándoles un componente de nuestros equipos que son las sirenas.
 

– ¿Tienen planes de inversión para este año?
– A partir de la fusión con Johnson Controls, nuestro negocio creció porque sumamos líneas de negocio en ventilación, climatización y soluciones para edificios inteligentes. Pero todo depende de la economía macro, y de si llegan inversiones como nuevas cadenas de hoteles o marcas de indumentaria que ya son clientes nuestros en el exterior. Por lo pronto, tenemos proyectos para reforzar nuestro equipo comercial, contratando a 40 o 50 vendedores, adicionales a los 150 que ya tenemos.