Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Shell compra la petrolera BG y crea el mayor operador global de gas licuado

La compañía anglo-holandesa pagará u$s 49.000 millones por su par inglesa una vez que el acuerdo se creando el complejo de GNL más poderoso del mundo

Shell compra la petrolera BG y crea el mayor operador global de gas licuado

Los accionistas de la petrolera Royal Dutch Shell aprobaron el la adquisición por u$s 49.000 millones de BG Group, despejando uno de los últimos obstáculos pendientes para sellar un acuerdo que creará la mayor operadora global de gas natural licuado (GNL).


Hasta un 83% de los accionistas de Shell votaron a favor y un 17% de los tenedores se opuso a la compra, una de las más significativas del sector de energía en la última década. Los accionistas de BG realizarán su propia votación el jueves de la semana pasada en Londres.


"Nuestro enfoque inmediato está en el concreción exitosa de la transacción y ahora estamos a la espera de los resultados de la votación de los accionistas de BG que se realizará mañana (por hoy jueves)", dijo el presidente ejecutivo de Shell, Ben van Beurden, en un comunicado.


Si el acuerdo es aprobado por los accionistas de ambas partes, las dos compañías se fusionarán el próximo 15 de febrero. Cuando se complete la adquisición de la petrolera británica, los accionistas de la anglo-holandesa dispondrán de aproximadamente el 81% del total de la nueva compañía resultante, mientras que los accionistas de BG se quedarán con el 19% del total.


De esta manera la compañía petrolera Shell –en donde entres sus máximos accionistas se encuentra la casa real holandesa hoy representada por el rey Guillermo Alejandro y la reina Máxima de Holanda, se convertirá en uno de los operadores de GNL más poderosos del mundo y obtendrá acceso a los valiosos recursos petroleros mar adentro de Brasil y Australia.