SE TRATA DE UN NUEVO LOCAL DE PUMA DE 750 M2

Reconvierten un edificio histórico en el mayor outlet deportivo de sudamérica

El antiguo Banco de Avellaneda, de esa localidad bonarense, será un local de Puma desde el próximo viernes. La marca invirtió $ 15 millones en la apertura

La marca internacional de indumentaria deportiva Puma inaugurará formalmente el próximo viernes en la Argentina, la que asegura es la tienda de deportes más grande de Latinoamérica. Con una inversión de $ 15 millones, la firma reacondicionó un edificio histórico recuperado de principios del siglo pasado donde funcionó el antiguo Banco Avellaneda, en esa localidad del conurbano bonaerense.

Con las reformas terminadas, el local conserva la imponente fachada de la construcción original de 1911, pero en su interior tiene la estética de toda la red de 680 locales que la marca tiene en el mundo con sus estándares globales, alineado al nuevo concepto universal de Puma: "Forever Faster".

En este local, la apuesta de la marca está puesta en un espacio exclusivo para el Club Atlético Independiente. Por eso, la ubicación es precisa.

Según explicaron voceros de Puma, el local tiene una superficie de 750 metros cuadrados de salón, divididos en dos plantas, y además de ser el más grande de Sudamérica está entre los de mayores dimensiones de la marca alemana en el mundo.

El local está ubicado en la céntrica Avenida Mitre y ya está abierto y realizando ventas como prueba hasta que el viernes se realice la apertura oficial.

La inversión de Puma llega en momentos en que las ventas de indumentaria deportiva se encuentran en caída. Los últimos datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) mostraron que las ventas minoristas, medidas en cantidades, cayeron en mayo 2,3%. Acumulan además, una baja de 3,4% para los primeros cinco meses del año en comparación con ese periodo de 2016. Específicamente en indumentaria, el descenso fue de 3,5% interanual y los artículos deportivos también siguen esa tendencia. Se vendió un 1,3% menos de esos productos que en mayo del año pasado, aún cuando se los incluyó en los planes oficiales de tres y seis cuotas sin interés para los de origen nacional.

La baja de las ventas combinada con la apertura a las importaciones complicó a la producción local y por lo tanto a marcas que como Puma, se nutrían de las fábricas nacionales. Por caso, en diciembre pasado la firma Herzo de la provincia de San Luis que producía para Puma cerró sus puertas. En ese momento Marcelo Iglesias, su apoderado, dijo que "la situación del mercado argentino nos llevó a discontinuar la actividad". Ya en junio, la firma había advertido a sus empleados de las dificultades que atravesaba "por no poder competir contra los productos importados que comenzaron a entrar al país desde diciembre de 2015".

Pero un vocero de Puma destacó que el cierre de su proveedora de San Luis "no afecta las actividades de la compañía, que tiene en la provincia de La Rioja, bajo la razón social Unisol, las únicas cuatro fábricas de indumentaria y calzado por fuera de Alemania. Cayeron las ventas y el consumo, pero esto no afecta por ahora los planes de producción", aseguró y recordó que la firma proyectaba una inversión de $ 20 millones para mejoras en el proceso productivo y de logística.

En el mercado aseguran que en breve crecerá además la competencia para las principales marcas deportivas que se venden en el país, sobre todo Nike y Adidas que son las líderes, porque se proyecta la llegada de Under Armour y Asics, entre otras, con locales propios. Hoy, la mayor venta deportiva se canaliza principalmente a través de locales multimarca.

 

Tags relacionados
Noticias del día