Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Recién a fines de 2017, Brasil tendrá un leve repunte que impactará en Argentina"

Carlos Gomes es presidente de PSA (Peugeot Citroen y DS) para Brasil y América latina desde hace seis años. Es portugués y bromea sobre lo difícil que es para los europeos entender la idiosincrasia latinoamericana. Con 52 años de edad y 22 en la industria en diferentes automotrices, hoy tiene base en Río de Janeiro y confía que la región se recuperará de la mano del repunte brasileño

El presidente del grupo PSA (Peugeot, Citroen y DS), Carlos Gomes, asegura que la industria automotriz atraviesa actualmente "el final de un ciclo malo" pero con "buenas perspectivas" para el año próximo por medidas que están tomando los gobiernos de la región. Desde el Salón del Automóvil en San Pablo, espera que Brasil recién comience a repuntar a fin de 2017 y que antes de 2021 por el impacto de esa mejora, las ventas de sus vehículos en la región se dupliquen.

–¿Cómo describiría este año para la industria automotriz?
–Estamos viviendo el final de un ciclo que ha sido malo, impactado por economías debilitadas en la región. En Brasil, es el cuarto año de caída y se espera que se venda la mitad de las unidades que estaban pronosticadas vender. En toda la región hay un contexto de mercado muy malo. La única excepción notable es México que continuó creciendo, y este año lo hace más de dos dígitos. Allí este año se venderán 1,6 millones de unidades, más del doble que en Argentina donde se venderán alrededor de 600.000 unidades. El impacto en la producción por la caída de Brasil es muy importante. Todos podríamos estar deprimidos pero el sentimiento que nos anima es que hay perspectivas buenas.

–¿En qué datos se basa para esa perspectiva?
–Porque si bien los datos crudos son negativos, se están tomando algunas medidas en la región que traerán impacto en el mercado automotriz. En Argentina se eliminó el impuesto a las exportaciones industriales, se abrió el mercado y se permitió que la industria automotriz vuelva a funcionar de manera normal. Es cierto que tampoco parece que se esté evolucionando según la perspectiva del nuevo gobierno pero tampoco se está dando marcha atrás. Esta mirada para adelante es importante. Para las inversiones y la confianza es el largo plazo lo que prima.

–¿Cuando repuntará Brasil?
–Yo no comparto la previsión de algunos analistas que aseguran que Brasil ya tocó fondo. Soy realista con optimismo. La recuperación no será tan rápida. De hecho, muchos bancos internacionales están revisando las perspectivas de crecimiento para 2017, porque están viendo que los fundamentos macroeconómicos no se ajustan tan rápido como esperaban. En Brasil hay mucha gente endeudada, las tasas de interés son altas, el desempleo es alto. Hay buenas señales pero el camino es más duro de lo que los brasileños piensan. Recién a fines del próximo año se verá una pequeña suba, será el comienzo de la recuperación que luego impactará en la Argentina.

–En ese contexto, ¿cómo encarará los planes una firma como PSA en la Argentina?
–Solemos estar a contracorriente del mercado. Cuando estaba bien, nosotros tuvimos un periodo bastante complejo. Luego ajustamos la estructura de costos, posicionamos la marca y lanzamos nuevos productos y eso fue haciendo que el grupo fuera rentable. En el primer semestre de este año, la rentabilidad por auto fue de 6,8% que es la cuarta más alta a nivel mundial. Hoy PSA es un grupo independiente, rentable y con recursos para seguir su plan de crecimiento que mira a 2021. En la región plasmamos la misma estrategia. El 2015 fue el primer año del grupo en el que ya fue rentable mientras la competencia está reportando pérdidas importantes. Este año, los resultados siguen mejorando. El primer semestre cerramos con un crecimiento de 16,4%, fuimos la región del grupo que más creció. El tercer trimestre lo hicimos 22,4%.

–¿Seguirán en alza las ventas el año próximo?
–Queremos duplicar las ventas hasta 2021. Ya en 2017 creceremos dos dígitos en la región de nuevo. Esto se va a lograr porque entre otras cosas lanzaremos 16 nuevos modelos en los próximos cinco años en la región. También se están reconfigurando nuestras plantas de forma importante. La de Palomar, en Buenos Aires, está recibiendo un plan de transformación notable. Además tendremos una nueva plataforma en la región que anunciaremos el año próximo.

–¿Hay planes para abrir nuevos mercados de exportación?
–Estamos trabajando fuerte en el desarrollo de nuestras ventas fuera del Mercosur, porque durante años nos obnubiló este bloque pero ha sido muy volátil. Queremos tener una tercera pierna que sostenga mejor nuestro negocio. Por ejemplo, en Perú y Colombia, que con Chile, hacen al corredor andino. También en América Central.