Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Realidad virtual y aumentada: de Pokémon Go al desarrollo empresario

Se trata de una tecnología que, de manera combinada, crea un mundo ficticio en 3D al que se accede con un casco de inmersión y que suma información digital al mundo real mediante dispositivos móviles. Además de los video juegos se aplica al mundo de los negocios

Realidad virtual y aumentada: de Pokémon Go al desarrollo empresario

Hoy pocos hablan de Pokémon Go, el videojuego que, utilizando realidad virtual, aumentada y geolocalización, permitía corporizar a los personajes del célebre animé japonés en calles y espacios públicos y fue furor el año pasado tanto a nivel mundial como en la Argentina.

Sin embargo, su paso marcó un antes y un después en el mundo del entretenimiento, donde estas tecnologías se aplican cada vez más al cine, el video y la publicidad. Según los expertos, su próximo impacto será en ámbito de la educación, donde permitirá realizar entrenamientos más reales, reduciendo riesgos y costos. Se asegura que esto ocurrirá en profesiones como la de los pilotos, cirujanos o miembros de fuerzas de seguridad, para finalmente revolucionar el negocio del diseño industrial.

"Estamos en la cresta de la ola y el momento para las empresas de subirse es ahora, cuando estas tecnologías son aún una novedad y atraen muchísimo a los consumidores, sobre todo los más jóvenes", afirmó Martín González, socio fundador de Delta Tres, una compañía local que utiliza estas tecnologías.

El empresario participó de un taller de "Realidad Virtual y Aumentada aplicada a los negocios" que se llevó a cabo el viernes pasado en el IAE de Pilar, la escuela de negocios de la Universidad Austral.

González explicó las diferencias entre realidad virtual y aumentada: "Mientras la primera crea un mundo ficticio en tres dimensiones, al que se accede mediante un casco o dispositivo de inmersión, la segunda permite sumar información digital al mundo real, utilizando anteojos, una tablet o teléfono móvil". Sus aplicaciones son hoy múltiples. Van desde videojuegos hasta aplicativos para museos y turismo, que permiten, al apuntar con una tablet o teléfono móvil hacia una obra o edificio histórico, ver en la pantalla información adicional sobre sus autores, personajes célebres que habitaron el lugar, o fragmentos de películas que allí se filmaron.

En el caso del cine, por ejemplo, esta tecnología permite seguir el argumento desde la óptica de uno de los personajes y "sumergirse en la escena" interactuando como un protagonista más.

Otra vertiente interesante es la de capacitación. En todo el mundo, cada vez más compañías de aviación, fuerzas de seguridad e instituciones médicas utilizan programas de simulación para entrenar a sus pilotos, agentes y cirujanos, al crear situaciones más reales (con ruidos, movimientos y condiciones climáticas determinadas), pero reduciendo riesgos y costos al mismo tiempo.

En el caso de Delta Tres, creó un programa de prototipado para la fábrica de helicópteros de Augusto Cicaré, quien convenció a sus inversores de apostar a un nuevo modelo de helicóptero al mostrarles un prototipo en 3D y escala real que se puede recorrer en una experiencia de inmersión utilizando un casco de realidad virtual.

González y su equipo también desarrollaron una solución en realidad virtual para una compañía de real estate, que permite a los clientes "visitar" su futura vivienda y "probar" distintos colores de paredes y disposición de sus muebles utilizando un Joystic y un casco virtual. En el ámbito de la educación, la compañía creó un simulador de cohete a pedido de la Universidad Nacional de San Martín para promover la carrera de ingeniería aeroespacial, en un stand que resultó de los más visitados durante la Feria del Libro el año pasado.

"Actualmente hay en el país un centenar de compañías que desarrollan soluciones basadas en realidad virtual y aumentada", comentó González, quien es uno de los organizadores de "La noche de la realidad virtual", evento que se realiza anualmente en la Ciudad de Buenos Aires, donde los usuarios pueden probar los dispositivos y sumergirse en estas tecnologías. "Hoy los cascos, simuladores y aplicativos para el móvil que suman información al hacer click resultan novedosos, y es un buen momento para aprovecharlo en acciones de marketing y posicionamiento de marca", aseguró. Pero remarcó que "es en el diseño industrial donde provocará una revolución , al permitir desarrollar prototipos rápidos, económicos y a escala real".