Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Raúl Katz: "La tecnología destruye empleos en algunos sectores y genera en otros"

Raúl Katz es presidente de Telecom Advisory Services y antes fue director de Adventis, y socio de Booz, Allen & Hamilton. A lo largo de su carrera, dictó cursos, dirigió proyectos y asesoró a gobiernos de América Latina y a organismos multilaterales como el Banco Mundial y la CAF en proyectos de Telecomunicaciones. De visita en Buenos Aires para presentar su tercer libro: "El ecosistema y la economía digital en América latina", dialogó con El Cronista sobre el presente y las perspectivas de la industria TIC en el país y la región

Raúl Katz:

Consultor en temas de Telecomunicaciones, presidente de la firma especializada Advisory Services con sede en Nueva York y conferencista internacional, Raúl Katz pasó por Buenos Aires invitado por la Fundación Telefónica, para presentar su nuevo libro, en el que analiza el impacto de las TIC en la producción, el consumo y el empleo. Según su visión, la digitalización es una revolución similar a la industrial. Es disruptiva y destruye empleos en algunos sectores, mientras que genera nuevo trabajo en otros.

–¿Cómo impacta la digitalización en las economías de la región y especialmente en Argentina?
–La digitalización tiene impacto por varias vías. El más claro es el impacto económico directo. Las ventas brutas del ecosistema digital son de alrededor de u$s 26.900 millones, un 3,6% del PBI y tienen un efecto derrame importante porque es transversal a todo el sistema productivo; crea eficiencias, valor y puestos de trabajo en otros sectores. En Argentina, las TICs suman alrededor del 5,7% del PBI acumulado y crearon alrededor de 200 mil puestos de trabajo. Además, por cada empleo directo, se crean tres indirectos.

–Pero también están destruyendo empleos y poniendo en crisis actividades tradicionales como la de los taxis con Uber, o la venta de diarios en papel.
–Esta es otra revolución similar a la revolución industrial, con períodos de transición duros. La digitalización es disruptiva en algunos sectores, pero su impacto no será tan dramático como algunos plantean

–Su libro plantea que la digitalización redujo el desempleo
–La tecnología destruye empleos en algunos sectores y genera nuevos en otros. Y mueve el empleo de unos países a otros, a partir de la tercerización. Argentina se ha visto favorecida por esta tendencia.

–¿Va a llegar un momento en que la mayoría de los empleos serán automatizados?
–El impacto existe. Pero no va a ser tan rápido ni tan dramático como algunos estudios sugieren, por caso el informe de la Universidad de Oxford que predice que en los próximos 20 años el 47% de los trabajos actuales serán hechos por robots. Va a haber un período de transición, y un sistema de educación contínua que permitirá a las personas re-capacitarse. La realidad es que la digitalización está creando oportunidades. Si tomamos el caso del periodismo de datos, es un aporte muy valioso de la digitalización a las buenas investigaciones. Y en los diarios, hay ejemplos exitosos como el del New York Times, que sin reducir su plantel, apostó al periodismo de calidad y a que sus lectores paguen por un contenido con valor agregado.

–¿Cómo está la Argentina, en cuanto al nivel de digitalización de su economía, respecto de otros países?
–Hoy Argentina tiene un nivel de penetración de las tecnologías similar al de países de la OCDE. La distancia que nos separa de los países industrializados, en cuanto al uso de las tecnologías, es cada vez menor. Pero hay dos problemas: tenemos una base de la pirámide con dificultades de acceso porque su nivel de ingreso es muy bajo. El Estado tiene el rol de reducir esta brecha, ya que los precios de las tecnologías bajan, pero hay un límite que es el de la rentabilidad mínima. El ingreso promedio por usuario en América latina es del orden de los u$s 10 y en Estados Unidos es de u$s 50, con costos de infraestructura similares. Hay una percepción de que las empresas de telecomunicaciones tienen márgenes muy altos y entonces pueden tener impuestos muy altos. Pero no es así, sus márgenes de rentabilidad son similares a otras industrias, y suelen pagar mayores impuestos y derechos.

–¿Cómo puede la digitalización impulsar el crecimiento económico del país?
–El impacto de las tecnologías en el desarrollo económico es geométrico, porque genera eficiencias y reduce los costos de transacción en las empresas.

–¿Qué medidas deberían tomarse para esto?
–Va a tener que bajar el costo de la banda ancha digital, de los u$s 41 a u$s 25 mensuales. Va a haber más escala, más competencia y subsidios para los consumidores de la base de la pirámide. Hay que triplicar la inversión, creando incentivos para que las empresas migren a 4G e instalen más fibra óptica. Hoy el 55% de los usuarios de celular tienen banda ancha móvil y en cinco años va a tener que crecer al 81%. Tenemos que pasar del 65% de la población usuaria de Internet al 78%, con un porcentaje de acceso desde el móvil cada vez mayor. El comercio electrónico, que hoy significa el 3% del comercio minorista total, va a significar el 6%. También habrá que duplicar el número de ingenieros de 4 cada mil habitantes a 9 cada mil. Si hacemos esto, lograremos un retorno cercano a los u$s 27.800 millones. La agenda digital es un plan de desarrollo económico.