Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Radiografía de la crisis: roban 4 camiones por día y la mayoría son de alimentos

La mercadería elegida por los delincuentes ya no es de lujo como en otros tiempos. De los camiones atacados, la mayoría a plena luz del día, 30% transporta comida y bebida

Los 'piratas del asfalto' aumentaron su accionar y el 97% de los robos se produce de lunes a viernes

Los 'piratas del asfalto' aumentaron su accionar y el 97% de los robos se produce de lunes a viernes

En un momento, la mercadería más buscada para robar eran los celulares y los perfumes importados. En otro, los electrodomésticos. Hoy los delincuentes se centran en un segmento de consumo básico para elegir los camiones que secuestrarán para quedarse con su carga y revenderla: los alimentos y bebidas.

Los expertos en seguridad confirman que la elección de los cargamentos es una radiografía de lo que sucede en la calle y se rige con las leyes del mercado; responden a una demanda precisa. Mensualmente, se roban en promedio 114 camiones y se estima que al año esto representa pérdidas por más de $ 1500 millones para las empresas afectadas.

Ante un panorama que evoluciona también al ritmo de las dificultades económicas, se creó la Mesa de Piratería de Camiones, una institución que nuclea a representantes de cámaras empresariales, comisarios y fiscales especializados, empresas de seguridad y rastreo de vehículos, entre otros. Su organizador, Víctor Varone, además socio de un estudio de abogados junto con Gabriel Iezzi, asegura que existen dos problemas centrales: "Se trata de un delito socialmente aceptado (porque hay demanda de los productos, aun sabiendo que son robados) y hay una estructura celular eficiente que posibilita el éxito de estos atracos", dijo.

Detalla que las bandas que se ocupan de realizar estos hechos están compuestas por una cadena con engranajes precisos. Desde los "gatilleros" que interceptan el vehículo, pasando por un chofer que se lo lleva, un miembro tecnológico que inhibe señales de dispositivos de localización, hasta el vendedor que coloca la mercadería en el mercado y un contable que arma las bases con facturas y documentos para que cierre el negocio como si fuera lícito. Muchas veces, asegura Varone, se venden los productos sobre el mismo circuito de comercialización legal y hasta con el apoyo de personas vinculadas a las operaciones.

Los robos no se disimulan. Ocurren mayormente a plena luz del día. El 57% de los hurtos se hacen entre las 6 y las 12. La cantidad de robos baja a medida que transcurre el día, con el 23% realizado desde las 12 hasta las 18 y drásticamente cae a 6% entre esa hora y la medianoche. Además, el 97% se produce de lunes a viernes, principalmente los martes. Claramente, esto está vinculado al tráfico de mercadería en horario laboral. Y sostenido porque casi la mitad (49%) se lleva adelante en el momento de carga y descarga.

El abordaje de los camiones se hace la mayoría de las veces sólo con dos personas (el 60%) y son muy poco frecuentes los ataques con grupos tipo comando, de más de 5 delincuentes (4%).
Varone agregó que la cantidad de robos se mantiene estable en el último tiempo. Aumentó levemente en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires (donde suceden el 20% y el 64% de los ataques, respectivamente) mientras en el interior fue constante con respecto a meses anteriores.

En cuanto a la mercadería robada, hoy se destacan los alimentos y bebidas, que representan un 30% del total. Muy atrás quedan en el ranking las estrellas de otras épocas como los celulares (8%), los neumáticos (5%) o los medicamentos (4%). Para las alimenticias y supermercados, el daño producido por el robo de su mercadería puede ser más grave. Según Gabriel Mysler, gerente general de Ituran, una firma encargada del recupero de mercadería y vehículos, "el daño producido por el robo de la mercadería supera por lo general a su costo de reposición".

El experto explica que "la mercadería robada puede desabastecer centros de ventas, venderse ilegalmente en canales no deseados o cortar y alterar la cadena de conservación, de tratarse de alimentos, exponiendo a la empresa a demandas o baja de su prestigio".