Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Quilmes apuesta a los envases retornables para vender más cerveza

Ante una baja en las ventas, Cervecería Quilmes apuesta a la Economía Circular y el Consumo Responsable. Reforzará su línea de envases de vidrio retornables

Según la compañía, cada botella retornable se reutilza 29 veces

Según la compañía, cada botella retornable se reutilza 29 veces

El invierno, que se adelantó con temperaturas inusualmente bajas desde mayo, y el propio frío de la economía, hicieron caer 8% la venta de cervezas y 10% la de gaseosas. Aún así, cervecería Quilmes invertirá este año $ 670 millones para impulsar su línea de envases retornables, que hoy representan el 95% de su negocio. "Apostamos a una economía circular, que prioriza la reutilización, el reciclado y la reducción de basura y emisiones de gases de invernadero", comentó Pablo Querol, director de Asuntos Públicos de la cervecera del grupo In Bev.

Con este objetivo, la cervecera reforzó su alianza con Rigolleau, su principal proveedora de envases de vidrio. "Cada 1000 litros de cerveza, se utilizan 34 botellas retornables, cada una de ellas rellenada 29 veces, contra 2857 latas que van a parar a rellenos sanitarios ya que no se realiza reciclado de aluminio en el país", ilustró el ejecutivo de Quilmes. La compañía, con ocho plantas elaboradoras (entre cervezas, aguas y gaseosas de la línea Pepsi) lleva invertidos $ 6170 millones entre 2011 y 2015, mayormente al sistema de logística y mejoras en la producción, para reducir emisiones de gases contaminantes en el transporte y la huella hídrica del proceso productivo, al reutilizar el agua para el lavado de las botellas.

Además de conservar el sabor y las propiedades de la cerveza, las botellas de vidrio son un elemento de fidelización hacia la marca y el canal de ventas, ya que la compra de bebidas es el principal motivo para ir al supermercado. "Los argentinos tenemos una cultura ya instalada de comprar cerveza en envases retornables, y queremos reimpulsar y facilitar esta costumbre. Para esto, estamos estudiando un sistema por el que se puedan devolver los envases en cualquier momento y obtener cupones electrónicos, para no tener que ir con las botellas cada vez que se desea comprar un nuevo producto", señaló Querol durante una Jornada sobre Economía Circular.

Respecto de una posible Ley del Envase (varios proyectos descansan en el Parlamento desde hace casi una década), que obligue a las empresas a hacerse cargo del reciclado o disposición final de los mismos, el directivo se inclinó por "otorgar beneficios impositivos a las empresas que reciclan, en lugar de cobrar impuestos por los envases no retornables que terminan trasladándose al consumidor".

Finalmente, Querol destacó que "queremos mantener el liderazgo en el mercado, pero apelando a la sustentabilidad de nuestros productos y a la responsabilidad del consumidor. Por eso impulsamos que se beba con moderación, y la utilización de envases retornables".

A pesar de la caída en lo que va de 2016, el consumo de cerveza vino creciendo en los últimos años hasta situarse en los 45 litros por año por habitante. La cerveza es uno de los pocos productos 100% nacionales desde sus insumos básicos: lúpulo, malta, cebada y agua, hasta las botellas y tapas.