Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Por pérdidas, Edenor al borde de la disolución

La mayor distribuidora de electricidad del país pasa por una situación de incertidumbre sobre su futuro. Si no revierte el escenario podría hasta perder la concesión

A pesar de los objetivos oficiales de liberar las tarifas para sincerar los precios y permitir a las empresas concesionarias de servicios públicos la recomposición de sus finanzas, la situación de Edenor se volvió a tornar complicada. La mayor distribuidora de electricidad del país perdió $ 1842 millones entre enero y septiembre cuando en igual período del año había informado una rentabilidad de $ 938 millones. La cifra ahora informada la vuelve a colocar muy cerca de su disolución, al tener patrimonio neto negativo.

La compañía informó ayer a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires su situación al presentar los resultados del ejercicio correspondiente a los primeros nueve meses del año. "Esta incertidumbre junto al incremento en el costo de los sanciones y penalidades, entre los principales efectos, generaron un quebranto que llevó a la sociedad al presentar un déficit patrimonial de $ 317,2 millones", sostiene en el documento. Edenor advierte que de mantener dicho déficit patrimonial al final del año podría disolver la sociedad y hasta perder la concesión.

Para la compañía los motivos de este escenario se deben a una combinación de situaciones que mezclan las medidas judiciales que frenaron los aumentos tarifarios; las multas aplicadas por el Estado por varios cortes de luz y la devolución de lo cobrado en su zona de concesión que, por los amparos, debieron ser acreditados en facturas subsiguientes.
"El resultado se vio significativamente afectado por diferentes medidas cautelares en el marco de amparo contra las resoluciones del Estado Nacional y del Ente Nacional Regulador de la Electricidad disponiendo incrementos transitorios de tarifas, dictadas en favor de los clientes abarcados, principalmente en las jurisdicciones de La Matanza y Pilar, ordenando la suspensión de los incrementos tarifarios otorgados a partir del 1º de febrero con efecto retroactivo a esa fecha, debiendo no sólo interrumpir la facturación de los aumentos, sino también la devolución de los montos ya percibidos como consecuencia de consumos realizados en ese lapso", asegura la distribuidora en el comunicado.

También advierte que la situación de incertidumbre junto al incremento en el costo de los sanciones y penalidades, "generaron un quebranto que llevó a la sociedad al cierre del período a presentar un déficit patrimonial de $317,2 millones". Por eso aclara que "se encuentra realizando todas las gestiones a su alcance para revertir esta situación". Si bien no informa sobre cómo buscará modificar la situación, los caminos conducen a levantar las cautelares y negociar algún auxilio con el ENRE y la Secretaría de Energía.

De todos modos, no es la primera vez que Edenor afronta un eventual quebranto que la pone al borde de la pérdida de la concesión. La anterior fue en marzo del año pasado, cuando el gobierno kirchnerista le giró $ 2200 millones para impedir su disolución.

En ese momento, Edenor había informado pérdidas por $ 779,71 millones que la ponía en situación de patrimonio neto negativo y, como ahora, al borde de su liquidación.
El gobierno kirchnerista le giró entonces el dinero con el cual Edenor pudo maquillar su balance a la vista de los inversores y las autoridades regulatorias. De todos modos, fue un cambio en un asiento contable que le permitió descontar parte de la deuda millonaria que tiene con Cammesa, el organismo a cargo de regular el mercado eléctrico mayorista.