Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Por las inundaciones, se profundiza la crisis de la industria láctea

En varias zonas de Córdoba, Santa Fe y la provincia de Buenos Aires dejaron de funcionar una gran cantidad de tambos debido a los daños causados por las lluvias

Por las inundaciones, se profundiza la crisis de la industria láctea

Las fuertes lluvias que cayeron sobre todo al sur de Santa Fe, noroeste de Buenos Aires y parte de Córdoba no sólo preocupan a los productores de soja, que podrían padecer pérdidas por u$s 5000 millones. También hay muchos tamberos en situación desesperante, como consecuencia de las inundaciones.

En el sur de Córdoba, cerraron siete tambos por las lluvias y crece la preocupación. "La situación en Serrano es terrible; en los últimos dos meses cerraron siete tambos", aseguró el productor Gianfranco Spagnuolo al sitio especializado Infocampo. Aseguró además que los cierres no sólo se produjeron en Serrano, sino también en cercanías. "En la zona habrán desaparecido fácil unos 20. Y las demás actividades agrícolas también están complicadas", se lamentó. Además, contó que su padre "posee tres tambos, dos de los cuales están muy castigados por el clima de los últimos cuatro meses, aunque siguen en pie hasta el momento. Es una lucha familiar y hay que resistir. Los tamberos acá se dan una mano entre todos y tratan de salir adelante".

Pero las inundaciones no sólo afectan a tamberos cordobeses. En General Villegas, noroeste de la provincia de Buenos Aires, la situación es desesperante, ya que en menos de 10 días cayeron 190 milímetros de lluvia, y sufren por el agua que escurre desde Córdoba.

El titular de la Sociedad Rural de General Villegas, Pierre Courreges, afirmó que la situación es muy complicada. "Más allá de las pérdidas en granos, la ganadería es sin duda la más afectada. Se han cerrado una gran cantidad de tambos con el efecto que esto tiene en las industrias lácteas de la zona; se perdieron pasturas por las napas altas que mata a las raíces y tuvimos mucha evacuación de hacienda, con un altísimo costo", comentó Courreges a DyN.

Ayer a la tarde, los productores esperaban en General Villegas la visita del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y del vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, para presentarles la situación crítica que en materia hidráulica tiene la región, y solicitar que se aceleren las obras tanto en canales, diques, lagunas y viales.

"La primera emergencia fue solicitada para Villegas en noviembre de 2015, desde allí por la lluvia e inundación, la superficie se ha venido reduciendo año a año. De las 750.000 hectáreas que tiene el distrito, hasta diciembre pasado se cultivaron 200.000 con soja y maíz, y hoy no sabemos cuánto se ha perdido", dijo Courreges.

Días atrás, uno de los afectados contó a Télam que por el agua debió cerrar su tambo de 60 años de actividad y vender las vacas para faena. Renato Pazzaglini, propietario del tambo "El Recuerdo", aseguró que "producía 6000 litros de leche por día, pero lo tuvimos que cerrar". "Ya no había camino para sacar la producción del tambo, todo es tierra arrasada por el agua: hasta esta semana veníamos sacando la leche con un tractor, pero ya quedaba encajado en el agua", explicó.

"El tambo tenía 750 vacas, la mitad ya las vendí a un frigorífico para faena, otras 150 fueron para un tambo de la ciudad de 9 de Julio y las restantes están guardadas en otro lugar comiendo poco", detalló.

En el último mes, por las inundaciones, cerraron tambos en 10 localidades del partido de General Villegas, en especial en Emilio Bunge, donde en tres días cerraron 5 tambos.

 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar