Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por las intensas lluvias ya se perdió el 10% de la superficie sembrada de maní en el país

Son 34.000 hectáreas sembradas que no se podrán cosechar. La campaña 2015/2016 se presenta como la más baja en cuanto a hectáreas a cosecharse desde la 2010/2011

Los datos de la Bolsa de Cereales de Córdoba (Bccba), la provincia de mayor incidencia en la industria manisera, destacan que por las lluvias y las inundaciones sufridas durante mayo y junio, el total de las hectáreas perdidas de toda la superficie cosechable, suman alrededor de 34.000, superficie que ya no se va a poder cosechar. Así lo afirma un informe sobre la segunda estimación de la Producción de Maní, para la actual campaña 2015/2016 (que normalmente se extienden desde octubre hasta mayo/junio del año siguiente).
Producto de las inclemencias climáticas, el avance de las tareas de cosecha fueron las más perjudicadas. En Córdoba, provincia que acapara más del 90% de la producción de esta industria en el país, el avance de la cosecha a julio es de sólo el 30% en promedio, siendo los departamentos de General Roca (44%); Juárez Celman (38%) y Pte. Roque Saenz Peña (42%), los de más alto porcentaje.
En tanto, La Pampa presentó un avance de sólo el 8%, y San Luis, un 42%.
Silvina Fiant, subdirectora del Departamento de Información Agroeconómica de la Bccba, explicó que de las dos etapas para levantar el maní, la trilla es la más complicada por la necesidad de que el cultivo pierda la humedad (se seque) una vez arrancado del suelo. "El ritmo es del 30% al 40%. Nunca en la historia que recuerde se tuvo el maní en campo sin levantar para el mes de julio", afirmó.
Según su pronóstico, esta situación afecta la calidad del grano, por lo que se perfila un importante recorte de la producción, por la reducción de su potencial.
La especialista destacó que a comienzos de año se esperaba una campaña "muy exitosa", con buenas condiciones de temperatura, pero producto del clima, las expectativas están en picada. "De más de 1,1 millón de toneladas de maní en caja que estimábamos, hoy estamos cerca de las 950.000. Será una de las peores campañas en cuanto a los niveles de pérdida entre lo que se sembró y lo que se terminará cosechando, sobre todo porque se esperaban unos muy buenos rindes", afirmó Fiant.
Comparado contra la campaña anterior, la 2015/2016 avanza con unas 16.300 hectáreas sembradas menos (-4,7%), así como más de 46.000 hectáreas menos que se cosecharán (13,6%), tanto en Córdoba, La Pampa y San Luis. Tanto el área a cosechar como la producción en caja se perfilan como las más bajas desde la campaña 2010/2011. En esa campaña, la producción en caja superó el millón de toneladas, mientras que este año se espera que sean 916.200 toneladas, lo que significaría una caída del 23% respecto a la campaña 2014/2015.
Según el informe, incluyendo a La Pampa y San Luis, el rinde se mantiene en 31 qq/ha, disminuyendo un 11% respecto de la campaña anterior.