Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Por la reactivación del agro, sube el precio para alquilar un campo

El incremento se debe a las mejores expectativas del sector. También hay más consultas sobre inversión extranjera, Pero se advierte sobre una posible ‘burbuja’

Por la reactivación del agro, sube el precio para alquilar un campo

Aunque se advierte sobre una posible ‘burbuja’, en lo que hace a la oferta y la demanda de terrenos, el mercado de arrendamientos de campos atraviesa una etapa de expectativa y fuerte dinamismo. Según el último reporte de coyuntura, denominado ‘Apuntes para Empresas’ y realizado por la consultora Zorraquín-Meneses para el mes de mayo, ya se empezaron a registrar movimientos en el mercado de arrendamientos, con subas de entre el 10% y el 30% en los precios, según zonas y el tipo de campo. "En algunos casos, parece excesivo para la rentabilidad esperada en la campaña 2016-2017. Ya en la de 2013-2014 vivimos una burbuja donde se pagaba más de lo que se debía por los arrendamientos, y no llevó a buenas experiencias", advierte Alejandro Meneses, uno de los autores del informe.


El especialista agregó que por más que el sector está en un momento al que catalogó como "muy dinámico", tras las medidas anunciadas por la nueva administración en el gobierno nacional (sobre todo la quita de retenciones a la exportación de cereales), que le generan un gran caudal de consultas sobre posibles inversiones, también se parte de un piso muy bajo. "El año pasado, el negocio fue para atrás, mientras que este año arrancó fuerte, siempre dependiendo de las zonas y los tipos de cosecha", manifestó.


Como dato, destacó que el 50% de la agricultura en el país, o sea exactamente la mitad de lo cosechado, se realiza sobre campos arrendados, en un segmento que actualmente está sufriendo por las fuertes lluvias e inundaciones.


Producto de este factor, la cosecha de soja al mes de mayo ronda el 55%, cuando en años anteriores a la misma fecha estaba cerca del 80-85%. "Los daños en algunas zonas, sobre todo en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, son relevantes, yendo desde lotes totalmente perdidos a daños en la calidad de los productos", destaca el informe. Según datos relevados por las Bolsas de Cereales, las toneladas perdidas de soja se acercan a los 6 millones, aunque según estimaciones propias, estas pérdidas podrían ser mayores.


Como puntos pendientes en el sector, el informe destaca que en cuanto a los créditos, la tasas en pesos siguen altas (mayor al 30%), aunque los anuncios del Gobierno de ayuda a las pequeñas y medianas empresas, en aspectos crediticios y fiscales, se perciben como una buena señal. Asimismo, en términos de logística, se advierte que siguen las complicaciones en la zona central para sacar grano del campo.


"Las zonas que no fueron afectadas están aprovechando la suba de precios fruto de la necesidad de mercadería por parte de los compradores. Esto mejora las finanzas en algunas empresas y las complica en otras", sostiene el estudio, y agrega que en varios casos los compradores están adelantando dinero a cuenta de la soja retenida en bolsones, que no se puede sacar por falta de caminos.


Más allá de la contingencia de los distintos segmentos, con un sector del trigo expectante por el aumento de la superficie sembrada o una ganadería con una "firme demanda por vientres", el clima de inversiones resulta positivo: "Se están evaluando proyectos con cautela, además de estudiar cuáles son los mejores vehículos y momentos para canalizar esas inversiones. Se habla de un blanqueo o moratoria que puede dar un impulso", destaca el informe.