Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por la quita de retenciones, pronostican una cosecha récord para el año próximo

Analistas prevén que la próxima siembra de granos superará las 123 millones de toneladas durante la campaña 2016/2017 contra las 110 millones de la anterior

Se estima que la siembra total de granos crecerá 6%, desde las 33,5 millones de hectáreas a las 35,5 millones

Se estima que la siembra total de granos crecerá 6%, desde las 33,5 millones de hectáreas a las 35,5 millones

La primera Jornada Nacional del Agro (Jonagro), organizada por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) evidenció las preocupaciones del sector, con foco en las economías regionales y su falta de competitividad. También, proyectó las expectativas del agro, esas que hablan de una próxima cosecha récord. La proyección la hizo el analista Gustavo López, quien estimó una cosecha récord de 123 millones de toneladas en la campaña 2016/2017.

El director de la consultora Agritrend destacó que se llegará a ese volumen luego de un registro que en la campaña precedente (2015/2016) fue de 110 millones de toneladas. Destacó que la siembra total de granos tendrá un crecimiento del 6%, desde las 33,5 millones de hectáreas a a 35,5 millones. Según explicó, el crecimiento se debe principalmente a las medidas tomadas por el Gobierno, como la quita de retenciones y fin de las limitaciones a la exportación.

El el caso de trigo se espera un alza del 37%, donde la cosecha pasará de 10,5 millones de toneladas en la última campaña a 14,4 millones. Algo similar pasará en la cosecha de sorgo, que tendrá un avance del 33%, desde las 3,3 millones de toneladas a las 4,4 millones que se prevén para el próximo ejercicio. En menor medida crecerán las cosechas de girasol, un 25% (de 2,8 millones a 3,5 millones de toneladas) y de maíz, un 20% (de 28,5 millones de toneladas a 34,2 millones). La soja, afectada durante este año por las lluvias, López estimó que se pasará de 55 millones de toneladas a unas 57 millones, con una superficie sembrada que se retraerá en un 3% (de 20,1 a 19,4 millones de hectáreas).

El reconocimiento a las políticas del gobierno llegó también de la mano de Dardo Chiesa, Presidente de CRA, quien destacó que en el caso del mercado interno, el desafío es "buscar valores de referencias para los precios": "Luego de 12 años con un secretario de Comercio que ejercía a dedo quién ganaba, hoy tenemos mercados de la carne como el de Liniers o el Rosgan donde pueden referenciar precios", afirmó el dirigente. Lo escuchaba el Presidente Macri, quien se refirió escuetamente a la situación de los productores de peras y manzanas: "Son muchas las cosas que tenemos para hacer juntos y estamos lejos de haber resuelto todos. Ayer vimos una economía regional como la fruta con un sector de productores que no encuentra el camino todavía hacia ese crecimiento", afirmó.

Admitió que la situación demanda entender con inteligencia cómo usar los recursos del Estado "para sacarlos de ese lugar", al igual que los tamberos, que admitió que perciben precios por debajo de los costos: "Eso responde a años de políticas equivocadas cuando la Argentina tenía todas las oportunidades de potenciarse con un precio internacional y de nuevo la miopía interrumpió el ciclo exportador", sostuvo.

En el plano ambiental, el ingeniero Ernesto Viglizzo explicó que la Argentina presenta puntos fuertes como el bajo riesgo de erosión de sus campos o el bajo riesgo por el uso de fertilizantes nitrogenados, aunque presenta deficiencias en el alto uso de plagicidas y deforestación en el norte del país. "El país debe pensar en pasar de un sistema de intensificación extensiva, con alto impacto ambiental, a un nuevo modelo sustentable hi-tech, que ya tienen los países desarrollados, y que se expresa en la alta eficiencia en el uso de insumos y la contracción geográfica para liberación de tierras", destacó. Agregó que si el país quiere ingresar el grupo de países OCDE debe revertir estas tendencias: "Una hectárea de bosques compensa las emisiones de siete vacunos", graficó.