Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por la poca oferta y la menor calidad, caen 40% las ventas de arte en Nueva York

Sotheby’s y Christie’s cerraron una semana floja. En algunos casos, la demanda fue menor a la cantidad de obras que se ofrecieron. La recaudación sólo llegó a u$s 1000 millones

En cuatro días y con ocho ventas se han recaudado en Nueva York u$s 1000 millones. Es menos de lo que se vendió en los últimos dos años y el motivo principal es la escasa oferta de lotes de gran calidad. Los dueños no quieren vender y las casas de remate tienen miedo de seguir dando garantías de venta y quedarse con obras que no fueron vendidas y que ellas han tenido que comprar al dar garantía.
El domingo pasado, en el insólito horario de las 17, la gente fue a Christie’s a comprar y no tomaron el five o’clock tea. Eran 39 obras de arte conceptual y muy difíciles de vender. Para colmo el título de la subasta era ‘Destinado al fracaso, y el éxito fue enorme: vendieron todas las obras y sólo una quedó sin oferta. Recaudaron u$s 78 millones y por el Adolfo Hitler arrodillado, como pidiendo perdón, en resina y franela de Maurizio Cattelan, alguien pagó u$s 17 millones y por la pelota Spalding flotando en agua destilada de Jeff Koons, otro candidato pagó u$s 15 millones.
Se vendieron hasta sapos crucificados en más de u$s 1 millón, confirmando que es un mundo muy loco el mercado de arte contemporáneo. Rápidamente se fueron caminando a Phillips, que ofertó 34 obras, con sólo tres sin vender.
Recaudó con arte contemporáneo u$s 47 millones y unas figuras en cerámica con dos niños de Jeff Koons se vendió en u$s 5,8 millones. Hay otras tres en manos privadas iguales. Esta casa debió garantizar la venta de 20 obras.
El lunes arrancó Sotheby’s con arte moderno e impresionista. Ese día anunciaron su mal trimestre con pérdidas por u$s 26 millones e ingresos por u$s 106 millones. Pese a ello no bajaron sus acciones ya que hay rumores sobre un inversor que podría comprar u$s 200 millones en acciones y así participar en un 10% de la propiedad.
Ofrecía 62 obras y quedaron sin vender el 33%. La gran sorpresa fue una escultura en mármol de Auguste Rodin, realizada en 1903, un encargue al autor, en base a su famosa ‘Eterna Primavera’. Es una romántica escena donde Paolo y Francesca, los personajes de Dante, se estrechan apasionadamente.
Esta obra de 66 centímetros de alto, tiene numerosas versiones en bronce, pero sólo 10 en mármol, realizadas en el taller del artista a partir de un bloque.
El mayor precio para una obra del francés en este material fue de menos de u$s 5 millones pero la obra ofrecida llegó a u$s 20,5 millones. Una idéntica esta en el Museo Nacional de Arte Decorativo de Buenos Aires. Otra en el Metropolitan de Nueva York, en Budapest, San Petersburgo y en el Museo de Copenhage.
Un puntillista Signac alcanzó casi u$s 11 millones; el colorido Vlaminck los u$s 16 millones y las mejores ventas fueron las tres obras de Claude Monet en u$s 10 millones y una de ellas triplicó su estimación baja. Sólo una obra de Magritte tenía garantía de venta. Ante la calidad de lo consignado fue su peor venta en los últimos cinco años.
El martes, Sotheby’s vendió u$s 42 millones en obras menores de Boudin; Bonnard; Chagall; Le Sidaner; Picasso, Renoir y 14 bronces de Rodin de pequeño formato.
A la noche fue el remate de Christie’s de arte contemporáneo. Recaudaron u$s 318 millones por 52 obras. Muy activos estuvieron los compradores de Oriente. Un japonés se llevó cinco en u$s 80 millones y un chino, quien confesó que no conocía nada de Yves Klein, pagó u$s 4 millones por una obra monocroma azul de ¡¡¡50x50 cm!!! Estupendos precios para las obras de Alexander Calder. Se vendieron nueve por u$s 28 millones.
Esto marca que se está revalorizando con justicia la escultura. Un Rothko se vendió en u$s 33 millones; un Clyfford Still en
u$s 28 millones y la sorpresa fue el Basquiat que fue pagado hace 12 años u$s 4,5 millones y se va a Japón por u$s 57 millones. De los 52 lotes en oferta sólo 10 estaban garantizados, y se vendieron 45 de ellos.
Sotheby’s tuvo el miércoles a la noche un buen remate con un Bacon; pequeñas telas de 35x30 cm; dos autorretratos del artista que llegaron a u$s 35 millones. También buen precio para un típico "pizarrón" de Cy Twombly en u$s 36 millones, y como toda la semana, grandes precios para Alexander Calder con un móvil en u$s 8 millones. Hay compradores para obras importantes, pero a estas sus dueños no las quieren vender, por ello lo ofertado es de menor calidad y cantidad. Buen síntoma la vuelta, luego de 25 años fuera del mercado, de compradores japoneses. Las ventas impresionistas continúan y veremos como actúa el mercado que tiene oscuros pronósticos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar