Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por la alta demanda de viajes ejecutivos, usan aviones privados como taxis aéreos

La firma prevé un alza de hasta 35% en la venta de vuelos corporativos. A los dueños de los aviones, les asegura ingresos que compensan costos de mantenimiento

Por la alta demanda de viajes ejecutivos, usan aviones privados como taxis aéreos

La demanda de taxis aéreos corporativos volvería a crecer este año, de la mano de la llegada de nuevas inversiones. "Por los pedidos de cotizaciones que estamos recibiendo, esperamos de 30% a 35% más de viajes que el año pasado. Hay más consultas locales pero también muchas del exterior, de empresarios que llegan al país en vuelos regulares y luego nos contratan para viajar dentro del país. Es un negocio muy atado a los ciclos económicos", explicó Miguel Livi, presidente de Royal Class, firma de taxis aéreos, con dos aviones propios y un hangar en Aeroparque Jorge Newbery.

Del 15 de diciembre al 15 de enero, la firma registró un alza de 50% en la demanda de vuelos por vacaciones, en su mayoría a Punta del Este, que promedia un costo de u$s 5000 por vuelo.

En 2016, tras "la euforia inicial por el cambio de gobierno, la demanda se enfrió. Y ahora vemos, por las consultas de cotizaciones, que vuelve a crecer", explicó Livi. Durante el año, la demanda corporativa es sobre todo de cabotaje y regional.

En los últimos seis meses, Royal Class amplió su oferta de aeronaves, al sumar seis aviones de terceros, que administra y mantiene. A cambio, ofrece a los dueños un costo fijo cero en sus aviones. Se estima que que cuesta unos u$s 30.000 por mes mantener un avión privado de este tipo. "Sabemos cómo operar con calidad, seguridad y a buen costo los aviones, tenemos dos propios. Empezamos a ofrecer a los dueños administrar sus aviones privados, para sumarlos a nuestra flota, ocuparnos de todo, el mantenimiento, los pilotos y ofrecerlos para vuelos privados. A cambio, ellos reciben ingresos por los cuales compensan sus costos fijos y tienen prioridad de vuelo, pueden viajar cuando quieren", explicó Livi. Para Royal Class, es la forma de tener una flota más amplia y estar preparados para una mayor demanda, sin la fuerte inversión que supone la compra de una aeronave. Antes de fin de año, prevén sumar así cuatro aviones más, que rondan de 7 a 14 plazas. "Creemos que habrá más demanda; pero en caso de tomar más aviones, ya necesitaríamos otro hangar, dar un salto más grande", explicó.

Hay unos 200 aviones privados en el país, pero muchos no se ofrecen como taxis.